En un mundo donde es tan importante ganar, tener el mundo a tus pies, conseguir grandes logros, ser premiado, alcanzar ascensos rápidos y ser el primero en todo… nos encontramos con este hermoso acto de generosidad y nos alegramos. Lo hacemos porque acciones como esta nos demuestran que el ser humano aún sabe lo que significa ganar.

A Martín Passeri no le importó dejar de luchar por su sexta corona en el campeonato de surf argentino por cumplir el sueño de correr olas a Nicolás Gallegos, de 38 años, que a los 18 quedó parapléjico de la cintura para abajo por un accidente.

 

Martín Passeri, pentacampeón argentino de surf, se disponía a entrar al mar para competir en el Campeonato Nacional, realizado en Mar del Plata, pero se percató de la presencia de Nicolás, quien tenía como sueño convertirse en un surfista, pero este se vio frustrado por un grave accidente. Durante 20 años Nicolás participaba como espectador de los torneos argentinos; miraba el mar y se imaginaba como sería si él pudiera ser uno de esos surfistas que desafiaban las olas… pero nunca se imaginó que su sueño se cumpliría en el momento menos esperado. Antes de  entrar al mar Passeri se detuvo y le ofreció a Nicolás llevarlo en su espalda para atrapar la primera ola de su vida.

Para Passeri era una ola como muchas otras, pero esta, por lo que llevaba a sus espaldas, fue la mejor ola de su vida, como dice el: “Creo que es la mejor ola y el mejor triunfo de toda mi vida”. La sonrisa de Passeri lo dice todo.