Este sencillo corto animado «Soar» (remontar vuelo) es muy elocuente a pesar de no contener ni una sola palabra. Los gestos y los significados son suficientemente profundos para poder cautivar y enseñar. Repasémosla brevemente para ver qué valores y virtudes podemos obtener de ella.

Una niña apasionada e inteligente sueña con hacer volar su pequeño avión. De pronto, recibe una visita inusitada e inesperada. Tras un accidente, otra niña de tamaño muy pequeño aterriza frente a ella. Tras las primeras impresiones, la niña más grande, sin juzgar y sin hacer muchas preguntas, entiende que la niña accidentada necesitaba volar nuevamente para reunirse con su gente. Pone todo su esfuerzo y su talento en marcha y se vuelca totalmente en la empresa de ayudarla. Llenas de ilusión trabajan juntas para empezar a volar, pero las primeras veces no lo logran. Movida por la compasión y completamente comprometida con la niña pequeña, la niña mayor nota que su propio avión –aquel que había logrado construir con tanto esmero– podía servir para hacer que la otra niña vuelva con los suyos, que se alejaban cada vez más. En un acto de total desprendimiento la niña dona lo más preciado que posee y, ayudada del papel donde estaban sus diseños, permite que la niña vuelva a volar en su propio avión.


El artículo continua después de la publicidad:

Los ojos de alegría de la niña en tierra revelan gráficamente aquello que San Pablo anuncia como palabras del mismo Señor: «Hay mayor alegría en dar que en recibir» (Hch 20, 35). Qué bueno sería que todas las personas que se cruzan por nuestro camino, incluso en medio de nuestras empresas más demandantes, puedan recibir una mano que les permita volver a volar, pues todos nos podemos accidentar y pasar por situaciones difíciles en cualquier momento.

El brillo de la estrella que cuelga la niña pequeña en el cielo es muy sugerente como símbolo de que la mayor belleza y la mayor luz del mundo es el amor, y a nosotros como cristianos nos recuerda que el amor se hizo carne y fue acompañado en Belén por el fulgor de una estrella que, como el amor, ilumina en las mayores oscuridades.

 


El artículo continua después de la publicidad: