Tu y yo lo somos. Hemos sido enviados por Jesús, tenemos una misión y el sustantivo que mejor describe eso que somos es Apóstol. La palabra apóstol, del griego apostello, “enviar”, “despachar”, tiene un sentido etimológico muy general, indica una persona que es enviada. Ya te lo dije, como tu y como yo. Es evidente a primera vista que en el sentido cristiano, todo aquel que haya recibido una misión de parte de Jesús puede ser llamado “apóstol”. Pero es un hecho, también, que tal título se reservaba a aquellos que lo habían recibido directamente de Cristo y de ellos queremos conocer más.

Mucho se habla de algunos de ellos, los más destacados por sus heroicas aventuras, por sus cartas que aparecen en la Biblia o por las diferentes piedades populares y devociones que en distintos países se tiene hacia ellos; pero sabemos poco de cómo terminaron sus vidas, de cómo se entregaron al martirio por amor a Jesús y al Evangelio.


El artículo continua después de la publicidad:

Los invitamos a conocer como los Apóstoles ofrecieron sus vidas a terribles martirios y a descubrir algunos datos que de seguro te harán mirarlos de otra forma. Estamos seguros que disfrutarán mucho de este quiz pues los acercará más a aquellos que estuvieron cerca de Jesús en su vida terrena.

¡Comparte este quiz y tu resultado! 😉

 

 

http://biblioteca.catholic-link.com/post/130132372043/infografía-qué-pasó-con-los-apóstoles-y-dónde