El artículo continua después de la publicidad:

Con frecuencia nos quejamos de que tenemos poco tiempo, y menos tiempo aun para leer. Usualmente el problema no está en el tiempo, sino en las prioridades con las que ordenamos nuestro día. Un modo muy bueno de aprovechar el tiempo, y alimentar nuestro espíritu, son las lecturas espirituales. Es cierto que ellas requieren de un espacio propicio para que podamos meditar bien y leamos con fruto las páginas que tenemos delante. Para que no le echemos tanto la culpa al poco tiempo aquí proponemos cinco lecturas de tipo espiritual que, aparte de ser muy provechosas, son cortas. Así que la próxima vez que tengamos unos minutos, incluso si estamos sentados en un bus o haciendo una fila larga, podemos avanzar con alguno de estos libros que con seguridad tendrán mucho fruto para nuestra vida espiritual.

1. Relatos de un peregrino ruso. Autor anónimo

Es un clásico de la espiritualidad cristiana oriental escrito por un autor anónimo en el siglo XIX. Es uno de los textos de referencia para la “oración del corazón” u “oración del Señor Jesús”. Los relatos siguen el aprendizaje del peregrino en este tipo de oración que apunta a un “orar sin cesar” y a la contemplación. Junto al amor por la oración y por la meditación de la Sagrada Escritura, este pequeño libro está lleno de episodios edificantes y de personas que van encontrando en la oración el alimento para el espíritu y la paz para la vida. Ayuda, sobre todo, a ver muchas de las cosas de la vida cotidiana con los ojos de Dios.

2. Vida de San Antonio Abad. San Atanasio

Difícil en nuestro tiempo medir el impacto que tuvo este relato escrito por San Atanasio en el siglo IV. Fue gracias a esta biografía que el santo obispo de Alejandría escribió sobre San Antonio –considerado el padre del monacato cristiano— que miles de personas dejaron sus posesiones para abrazar la vida eremítica en el desierto. Los altos ideales de la vida espiritual, el desprecio por las banalidades del mundo, la lucha contra las tentaciones, y sobre todo el amor radical por Jesús se sienten en cada una de sus líneas. Lectura particularmente recomendada para quienes se sienten asediados por las tentaciones.

3. Vida de San Benito de Nursia. San Gregorio Magno

La vida de pocos santos ha tenido tanto impacto visible como la de San Benito de Nursia. A través de los monasterios benedictinos la influencia de su espiritualidad llega hasta nuestros días. Qué mejor que otro gran santo —San Gregorio Magno, que fue Papa en el año 590 d.C.— para contarnos esta vida llena de heroísmo y contenido espiritual. A pesar de haber sido escrita en el siglo VI sigue transmitiendo con sencillez y gran profundidad el deseo de un alma por encontrarse con Dios y darle absolutamente todo a Él.

4. Cartas del diablo a su sobrino. C.S. Lewis

C.S. Lewis publicó estas “cartas” en 1942, y siguen siendo una valiosa ayuda para el combate espiritual. A veces nos olvidamos de que el demonio existe, y que en él se originan muchas de las grandes tentaciones que tenemos que enfrentar (nosotros ponemos otra buena parte). Con mucha fineza espiritual y de modo divertido —pero no por ello menos profundo— C.S. Lewis revela muchas de las estrategias con que somos vencidos. Nada mejor que conocer las tácticas del enemigo para vencerlo, así que este libro sin duda será de gran ayuda para crecer en la virtud y la vida cristiana.


El artículo continua después de la publicidad:

5. Catequesis de Benedicto XVI sobre la oración

El 14 de mayo de 2011 el Papa Benedicto XVI inició una serie de catequesis sobre la vida de oración. Las continuó a lo largo de varios meses y todas juntas suman un gran compendio sobre la vida de oración. Cada catequesis, relativamente corta, forma una unidad, y van avanzando tocando diversos temas sobre la vida de oración. Escritas con sencillez y gran profundidad, se percibe la hondura espiritual y capacidad teológica del Papa Benedicto XVI, y arrojan muchísima luz para toda persona que quiera ahondar en una vida de oración intensa y comprometida.