El artículo continua después de la publicidad:

«Simon (Petrus)», la canción del video, es una joya. Sé que más de uno la tomará prestada para cantarle al Señor en esos momentos en que, como Pedro, lo traicionamos con nuestras acciones y al pedir perdón de corazón, no solo encontramos perdón sino también un consuelo y un amor tan inmenso que nos mueve a entregar la vida misma, como dice esta hermosa composición:

«Si yo pudiera amarte más que todos los ángeles y santos combinados. Si solo pudiera darte una pequeña cosa, sería mi propia vida».  



Yo no sé si ustedes la conocen, la descubrí hace unos días por recomendación de un lector (¡Muchas gracias!) y la experiencia ha sido grandiosa. Alanna-Marie Boudreau es una artista como pocos, sus canciones tienen la capacidad de tocarnos dentro, sea cual fuera la experiencia que estemos viviendo.

Con su «Satie song» me conquistó en un segundo y su repertorio, en general, está lleno de una belleza musical realmente admirable y conmovedora. Sus canciones una tras otra nos hablan de un corazón profundo, de una búsqueda de Dios incesante y de un ardor por transmitir la fe a otros.


El artículo continua después de la publicidad:

Alanna-Marie es un bonito ejemplo de una mujer criada en un hogar católico donde le enseñaron a poner sus dones al servicio de Dios. Fue criada en New York, y cuenta como sus padres, a pesar del ritmo de esa ciudad, mantuvieron y le inculcaron la fe de una forma especial: a través del arte. El arte fue su estilo de crianza y se lo inculcaron en todas sus formas, era parte del día a día. A través de hermosas obras literarias y musicales aprendió sobre la belleza, la bondad, la verdad sobre la fe y sobre Dios. Hoy este aprendizaje se ve reflejado en su música y en la profundidad de sus letras.

Esta semana dense un tiempito y descubran su música aquí.

«Y cualquiera (todos) somos afectados por la belleza, sin importar cuál ha sido la experiencia de vida, o de dónde somos, o lo que hemos hecho, hay algo sobre la belleza que sobrepasa esas ideas preconcebidas y coloca el corazón en un muy buen lugar para escuchar a Dios» (Alanna-Marie Boudreau).