¿El catolicismo es la religión de la prohibición o de la libertad?



Una de las principales razones que mencionan los que no quieren abrazar la fe y convertir su vida a Jesús es que el catolicismo es una religión de prohibiciones y reglas, que no se puede vivir libre y que todo aquello que es agradable y placentero es pecado; por lo tanto, una vida así, basada en el temor, no vale la pena.

Claramente, visto desde fuera y superficialmente, pareciera ser que el vivir como cristianos implica manejar una lista de preceptos y de “noes” que debemos respetar sin mediación alguna. Dicen que “no se puede hacer esto ni aquello” o también que “todo aquello que le da gracia a la vida lo vemos como pecado” y así, sujetando con uñas y dientes su supuesta libertad, nos tachan de retrógrados, poco evolucionados, conservadores y legalistas. Pero no es así. El cristianismo es la religión de la libertad. Ya dice san Pablo que Cristo nos liberó y no debemos volver a caer en la esclavitud (cf Gálatas 5,1), por lo que, viviendo como Jesús nos pide, no perdemos libertad, sino que la ganamos.


El artículo continua después de la publicidad:

Siendo así, queremos enumerar algunas razones por las que seguir a Jesús es un camino de gozo, de libertad plena, de completa realización de la vida; mas no de restricciones, leyes y prohibiciones anacrónicas que Dios ha puesto como si fuera un policía cósmico que nos ha tendido una trampa y busca vernos caer para condenarnos.

1. La lista de “síes” es mucho más grande que la de “noes”


[]
1 Step 1

Recibe Catholic-Link en tu Email

Recibirás los mejores contenidos de la página junto con información sobre nuestras conferencias online.

Previous
Next

Es humano concentrar la mirada en la mitad medio vacía del vaso; por lo tanto, al momento de mirar el cristianismo, muchos se quedan con los “diez mandamientos” como una ley dura e imposible de cumplir; con el “tener que confesarse con un sacerdote”, por lo tanto vivir asustados de no cometer pecados que luego habrá que confesar; y así una enorme lista. Si de verdad nos pusiéramos a escribir la lista de cosas que nuestra fe y moral nos invita a evitar, verdaderamente es una lista larga; pero si al mismo tiempo, en una columna paralela, escribiéramos aquellas que sí podemos hacer y con toda libertad, pues nos falta papel en el mundo para escribir tantas cosas.


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

A modo de ejemplo, estamos invitados a vivir evitando algunas sustancias que provocan daño en nuestro cuerpo, como las drogas y el exceso de alcohol. Pero al mismo tiempo estamos invitados a disfrutar de la creación, de gozar de todo lo que Dios ha puesto sobre la faz de la tierra para nosotros, para que nuestra vida sea bendecida. Pero no, muchos se quedan con un pequeño “no a algo”, obviando completamente un “sí rotundo” a todo lo demás.

Además, valga decir que nos “invita a”, no nos “obliga a”; la decisión siempre es nuestra.

2. La libertad para acoger el llamado personal

En este sentido, sacamos ventaja. Nadie te obliga a creer. No hay pistolas en tu cabeza ni cuchillos en tu cuello. Tú puedes creer o no, y es completamente un asunto tuyo. No obstante, nosotros sabemos que creer es mucho mejor que no creer, no porque Dios sea un ególatra que quiere seguidores, sino porque hace bien a nuestra alma recibir el abrazo amoroso de Dios.

No obstante, si no deseas creer, no pasa nada. No somos un club proselitista que desea aumentar el número de inscritos en sus archivos. Nos interesa que los demás crean como un acto de amor. Por eso es falso cuando se nos trata de que queremos imponer nuestras posturas, de que somos intolerantes o cerrados de mente. ¡Por favor! ¿Habrá habido alguien más tolerante que Jesús en la historia de la humanidad? Nosotros somos seguidores de aquel que los acoge a todos, incluso a los que no creen, somos imitadores de aquel que ama a aquellos que lo consideran su enemigo e incluso pide por el perdón de quienes le asesinaron.

3. Los mínimos que exige el vivir la fe

Es que realmente son mínimos. De hecho, en muchos países hasta se nos dan las facilidades, teniendo los domingos libres y los feriados religiosos, que nos ayudan a poder vivir y celebrar nuestra fe. Nadie te pide que lleves a los altares todo lo que ganas en el mes, tampoco que te apartes del mundo para vivir como ermitaño o que pases una vida de privaciones y sufrimientos.

Si bien eso existe, es parte del llamado personal de cada uno; pero lo que la Iglesia pide de nosotros es que sobre todo imitemos a Jesús y lo sigamos. Siendo así, ir a compartir la mesa con él en la Eucaristía cae de cajón: debemos ir. Al mismo tiempo, reconocer cuándo hemos metido las patas y pedir perdón, por eso la necesidad de confesarnos; y obviamente, hacer todo lo posible por amar al prójimo y a Dios evitando todo aquello que hace mal. El mismo Jesús se queja y reclama contra los legalistas que imponen cargas pesadas a los creyentes. Él nos pide que estemos a su lado, que celebremos la fe; no como una obligación, sino libremente, como una expresión de nuestro amor y fidelidad.

4. La ley moral natural es nuestra columna vertebral

Cuando defendemos temas como la familia, la sexualidad, la castidad y así, todos aquellos temas denominados hoy en día como parte de la “agenda valórica” y sobre cuya legislación se está discutiendo en muchos de nuestros países, nosotros argumentamos todo desde la vereda de la “ley moral natural”, incluso mucho más que desde la Palabra de Dios o del Magisterio de la Iglesia.

Es que el diseño de Dios es perfecto, y no es necesario ser creyente para mirar la creación y darse cuenta de que funciona en perfecta armonía porque en ella está instaurada una ley natural. Por eso los padres cuidan de sus hijos, no los asesinan; por eso macho y hembra tienen hijos y forman familia; por eso vivimos en “manada” y nos es incómodo estar solos; por eso cuidamos de los vulnerables, enfermos y desfavorecidos.

5. Los principios del cristianismo como base para construir la sociedad

No es extraño que, en muchas escuelas de Derecho, quienes estudian para ser abogados deban pasar por asignaturas de derecho canónico u otras similares. Es que la ley cristiana no aplica únicamente para distinguir lo que es pecado de lo que no es. Es mucho más que eso. Las indicaciones que nos dejó Jesús, y que en el Antiguo Testamento también son descritas, nos ayudan a vivir como sociedad, nos permiten establecer límites objetivos de lo que es correcto y de lo que no lo es. De otra forma, ¿cómo podríamos decir que algo es legal o no? ¿Cuál es el punto de referencia para indicar que alguien comete algo ilegal? Pues lo son las leyes.

Esas mismas leyes que siempre han buscado el bien común, pretendiendo beneficiar a la sociedad, y que hoy se ven amenazadas por nuevas leyes que buscan el bien individual, la libertad personal. Claramente, parece una libertad ganada en tener leyes a favor del aborto u otras situaciones; pero en realidad es la sociedad la que se vuelve esclava de esas normas mezquinas y pensadas solo para algunos.

6. La amarga experiencia de los países libres

Seguro que te has topado con publicaciones en redes sociales que hablan de ofertas para migrar a países europeos: ofertas hechas para latinos, gente que desea hacer familia allá, tener hijos, trabajar, producir. Lamentablemente, muchos de los países que supuestamente nos “llevan la delantera” en estos asuntos de leyes para las libertades individuales se ven hoy en día amargamente afectados por esas mismas libertades ganadas.

Sus tasas de natalidad están por los suelos, su población envejece, se hace costoso mantener a los jubilados, al mismo tiempo sus jóvenes están inmersos en un consumo excesivo de alcohol y drogas y sus sociedades, evolucionadas y libres. Especialistas dicen que las causas son las escasas políticas familiares, la casi inexistencia de matrimonios y el aborto. Hoy en día, muchos de estos países benefician económicamente y premian a aquellos que deseen tener una vida como la que tenemos nosotros, los habitantes de los países conservadores. ¿Será realmente un ejemplo digno de imitar?

7. No a la ley, sí al amor… pero ojo…

Jesús vino a actualizar la ley y lo que los profetas enseñaron al pueblo de Israel. Cumplir por cumplir no basta, lo importante es amar. ¿No es acaso una tremenda libertad amar sabiendo que quien me ama no me engañará, que me será fiel, que será recíproco y que quiere lo mejor para mí? Ciertamente, amar así es una forma libre de mentiras, de miedos y ataduras, situación completamente opuesta al amor “libre” que siempre tiene la sensación de fracaso, de que terminará luego, de que no puede proyectarse a largo plazo.

Una forma de discernir qué hacer es la regla del amor. Antes de tomar una decisión pregúntate si con eso que has optado por hacer: 1. Estás amando a Dios, 2.Estás amando al prójimo y 3. Te estás amando a ti mismo. Si lo haces así, no hay margen de error y no importa que no te sepas los mandamientos o desconozcas la doctrina de la Iglesia. Si amas de esta forma, eres libre.

Es Chileno, misionero laico a tiempo completo, dedicado a la Evangelización de jóvenes. Charlista y escritor. www.sebacampos.com


Es Chileno, misionero laico a tiempo completo, dedicado a la Evangelización de jóvenes. Charlista y escritor. www.sebacampos.com

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados