El mejor checklist espiritual antes de casarse (especial para aquellos que están comprometidos)



Hace un tiempo, el Papa Francisco, invitó a las parejas de novios a darse un tiempo para prepararse espiritualmente para su vida en pareja. Muchas de las novias se pasan horas creando tableros en Pinterest e interminables listas de las cosas que quedan por hacer antes del gran día. Detalles como las flores, la elección de los colores, las servilletas y los centros de mesa se convierten en una tarea casi titánica. El novio, por su lado, suele ocuparse de los preparativos de la despedida de soltero y la luna de miel. Y si la novia lo deja,  tomar la decisión final en cuanto al menú y la torta de la boda.

No hay otra etapa en la vida que se asemeje al noviazgo.  Lo que es un poco triste de todo esto es que muchas parejas se enfocan tanto en aquel día, que se olvidan que el plan es para toda la vida.


El artículo continua después de la publicidad:

Por esta razón hemos preparado un checklist para ti, que incluye propuestas espirituales que deberías llevar a cabo en la preparación no tan solo de tu boda, sino también de tu matrimonio.

Desde la fecha del compromiso hasta 6 meses antes de la boda


[]
1 Step 1

Recibe Catholic-Link en tu Email

Recibirás los mejores contenidos de la página junto con información sobre nuestras conferencias online.

Previous
Next

1. Recen juntos: Es tan simple como decir: «Gracias Señor por el regalo de mi futuro/a esposo/a. Bendícenos y ayúdanos a prepararnos para nuestro matrimonio». Hagan una rutina de oración a fin de que puedan orar juntos y determinen cómo y en qué momento del día lo van a hacer. Muchas parejas creen que la llamada telefónica de las buenas noches es una buena instancia para incluir una oración y así finalizar el día.


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

2. Renueven el compromiso que un día se hicieron y sigan pidiéndole al Señor fortaleza para que puedan mantener esa pureza hasta el día de su alianza. El Señor quiere que le des ese regalo a tu futuro esposo o esposa. Si ha sido difícil cumplir con aquello, acércate al sacramento de la reconciliación y vuelve a empezar. Dios hace nuevas todas las cosas.

3. Reúnanse con un sacerdote para que los pueda ayudar a prepararse espiritualmente para su matrimonio

4. Busquen un consejero de parejas, quien también puede ayudarlos en su preparación.

5. Asistan a clases de Planificación Familiar Natural.

De 6 hasta 3 meses antes de la boda

1. Inscríbanse y asistan a un retiro para novios: Esta es una manera muy especial de prepararse espiritualmente para su boda. Será muy necesario que tanto tú como tu futuro esposo o esposa pasen un tiempo alejados de esta ajetreada fase de la unión matrimonial. Son muchas las parroquias que ofrecen retiros prematrimoniales, incluso hasta los encuentros para novios son buenas instancias por las cuales pueden averiguar.

2.  Lean juntos el libro «Los Novios» del escritor italiano Alessandro Manzoni. El Papa Francisco ha animado a las parejas de novios a leer este libro catalogado por él mismo como una ‘‘obra maestra’’.

3. Mientras estén haciendo la lista de invitados a su boda, inviten también a Dios: Piensen de qué manera podrían dar testimonio de su amor a Cristo y de su unión con Él no tan solo en la ceremonia, sino también en el recibimiento de los invitados. Algunas ideas son: en vez de que el hombre le quite la liga a su mujer, este le lave los pies como un signo del amor de Cristo por su Iglesia; en vez del clásico suvenir, denles a sus invitados un rosario o una tarjeta que contenga una oración; para la primera pieza de baile, elijan una canción cuya letra de a conocer sus valores como pareja.

De 3 a 1 mes antes de la boda

1. Reflexionen sobre las lecturas que ustedes mismos eligieron para su ceremonia. Inclúyanlas en su oración diaria.

2. Busquen una novena para empezar a rezar antes del día de su unión. Les sugerimos la novena de san José o la de san Rafael.

3. Preparen una oración que puedan leer en su fiesta de bodas. Esta es una manera de mostrarle a todos su amor por Dios y su gratitud por el regalo del matrimonio.

4. Programen una salida con sus padres a cenar: Aprovechen tal oportunidad para demostrarles cuánto los aprecian y para solicitar de ellos un consejo para su matrimonio. Tal vez ustedes quieran darles un regalo especial como muestra de agradecimiento por el apoyo recibido durante el tiempo que ustedes llevan juntos.

5. Piensen en una ocasión donde ambas familias puedan estar reunidas para orar por ustedes como pareja.

6. Cuando compren regalos para la boda, intenten incluir algo que ayude a los novios a crecer en su fe y en su relación con Cristo.

7. Elijan un don espiritual significativo para ustedes para obsequiarse mutuamente el día de su boda. Dense un tiempo para escribirse una carta de amor. Este será un regalo muy preciado en los años venideros.

En la semana de la boda

1. Esta va a ser una semana muy atareada, así que dejen programada con anticipación una hora con su sacerdote para que los pueda confesar.

2. Háganse un tiempo dentro de la semana para participar de la adoración al Santísimo.

3. Lean el artículo del Catecismo sobre el sacramento del matrimonio y sus efectos.

4. Elijan algo que los dos puedan ofrecer por su matrimonio (redes sociales, televisión, chocolate, etc,.) un pequeño sacrificio durante esta semana.

El día de la boda

1. Comiencen este día orando: Relájense y confíen en que Dios tiene todos los pormenores bajo control.

2. Muchas parejas buscan la manera de orar juntos aun sin poder verse. Unas usan el confesionario, mientras que otras buscan una pared donde permanecen tomados de la mano, uno de cada lado de la pared. Esta hermosa imagen de una pareja de novios orando antes de su boda se ha vuelto viral.

3. Participen plenamente de su ceremonia. ¡No dejen que los nervios opaquen la alegría y la gracia que está siendo derramada sobre ustedes!

4. Dispónganse para su primera noche como recién casados comenzando con una oración.

«No existe la familia perfecta, ni el marido perfecto, o la esposa perfecta. No hablemos de la suegra perfecta… Existimos nosotros pecadores’’. Para tener una vida familiar saludable es necesario que usemos a menudo estas tres palabras: ‘‘Permiso, gracias y perdón’’ y ‘‘no acabar jamás una jornada sin pedirse perdón» (Papa Francisco en el Encuentro de parejas de novios, 14 de febrero 2014).


Traducido por Mauricio González Salgado del original en Catholic Link en inglés.

Becky Roach

Becky vive en Ohio con su esposo y sus cinco hijos. Es la editora de Catholic Link en inglés.


Becky Roach

Becky vive en Ohio con su esposo y sus cinco hijos. Es la editora de Catholic Link en inglés.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados