Esta niña pensó que podía llevar una vida fácil sin consecuencias, pero… (el final te sorpenderá)



¿Quién alguna vez no ha deseado tener una varita mágica o un hada madrina que de pronto haga nuestras tareas, nos solucione ese examen horrible o simplemente haga desaparecer nuestros problemas? En el video que presentamos hoy, es una simpática muñequita de madera la encargada de hacer esto posible… y sí, por un breve momento nos hace creer en la ilusión de una vida “fácil”, sin esfuerzo (y mucho menos, sacrificio).

En la animación, vemos a una niña que haciendo sus tareas cae dormida por el cansancio. De repente, una muñeca de escritorio cobra vida y termina la tarea escolar de la protagonista. Al despertar, la niña, sorprendida pero también encantada de ver que su tarea está terminada, va a su colegio. Cuando regresa, está más feliz todavía porque obtuvo una buena calificación a pesar de no habérsela ganado. Y claro, por la ley del menor esfuerzo, decide ahora entregarle todas sus tareas a su pequeña aliada de madera.


El artículo continua después de la publicidad:

Lo que nuestra protagonista no se imagina es que toda decisión de renunciar a lo correcto y sucumbir a la flojera, el facilismo o la dejadez trae consecuencias. Vemos con asombro cómo esa muñequita de escritorio se va haciendo más y más grande, pero la niña no lo nota. Está cegada por los dulces frutos inmediatos que experimenta: buenas notas ganadas sin esfuerzo y más tiempo libre para videojuegos. Tiene lo que quiere, ¿a quién le importa si esa, hasta ahora, “aliada” se hace más grande y va ocupando más espacio en su cuarto, en su vida?


[]
1 Step 1

Recibe Catholic-Link en tu Email

Recibirás los mejores contenidos de la página junto con información sobre nuestras conferencias online.

Previous
Next

Detengámonos un momento y pensemos un poco en nuestra propia vida. Tal vez no tengamos muñequitas de madera que tomen nuestro lugar y nos prevengan de darle la dedicación que nuestras responsabilidades merecen, pero revisemos si es que no hemos permitido que cosas no necesariamente malas, como Facebook, Instagram, redes sociales o simple flojera, nos roben ese tiempo y esa concentración. Igual que en el video, comienza con una decisión consciente. Pensamos: «Es solo esta vez, es sólo por hoy, un ratito más», pero lo cierto es que cuando más permisivos somos con nosotros mismos, estas formas de procrastinación se hacen vicios, quiebran nuestra voluntad y nos convierten, en el mejor de los casos, en mediocres.


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

Lejanas entonces resuenan esas palabras de Dios a Josué: «Leerás continuamente el libro de esta Ley y lo meditarás para actuar en todo según lo que dice. Así se cumplirán tus planes y tendrás éxito en todo. Yo soy quien te manda; esfuérzate, pues, y sé valiente» (Jos 2, 8). Así, en el plano espiritual, el peligro de la falta de esfuerzo y sacrificio está en perder de vista nuestra vocación última como cristianos: la santidad. Ser cristianos, como su nombre lo dice, es ser como Cristo. Un cristiano mediocre es por tanto un contrasentido.

El Catecismo de la Iglesia Católica (CIC 2472) lo explica así:

«El deber de los cristianos de tomar parte en la vida de la Iglesia, los impulsa a actuar como testigos del Evangelio y de las obligaciones que de él se derivan. Este testimonio es transmisión de la fe en palabras y obras. El testimonio es un acto de justicia que establece o da a conocer la verdad (cf Mt 18, 16): “Todos […] los fieles cristianos, dondequiera que vivan, están obligados a manifestar con el ejemplo de su vida y el testimonio de su palabra al hombre nuevo de que se revistieron por el bautismo y la fuerza del Espíritu Santo que les ha fortalecido con la confirmación”» (AG 11).

Es evidente que llevar una vida coherente con nuestra fe requiere sacrificio y una intención honesta de llevarla a cabo. Nuestras fuerzas vendrán de los sacramentos, de la búsqueda cotidiana de Dios fijando un tiempo para la oración, y de todas las gracias espirituales que de ahí nos vienen. No olvidemos que «el sacrificio exterior, para ser auténtico, debe ser expresión del sacrificio espiritual» (CIC 2100). Hace falta esta aclaración, puesto que, incluso si alcanzáramos la excelencia en nuestra vida académica, profesional o en cualquier otro aspecto, por medio del sacrificio natural, éste aún no sería suficiente para llamarnos buenos cristianos.

«Misericordia quiero y no sacrificios» (Mt 9, 13). El sacerdote y académico padre Bernardo Hurault comenta al respecto: «El hombre lamenta sus errores, pero su sinceridad no es tal que se aleje de sus pecados. Piensa contentar a Dios con ofrecerle algunos sacrificios, pero está lejos del Amor verdadero que se prueba con la obediencia; prefiere ofrecer sacrificios costosos que él mismo decide, en vez de obedecer lo que Dios le pedía».

Regresando al video, éste tiene un final un poco oscuro. La dejadez e inacción de la protagonista le han dado tanta cabida a la muñequita de madera que ésta al ir tomando de a pocos su lugar, se convierte en una niña de carne y hueso. No solo eso, sino que es la protagonista la que ahora se convierte en una muñeca de madera. Y es que era inevitable que la renuncia de la protagonista a su papel de niña y estudiante, así como nuestra renuncia a la responsabilidad de formarnos como seres humanos, hacen que nos convirtamos en muñecos de madera sin posición ni opinión, muñecos de cualquier ideología de moda o gobierno injusto, muñecos sin valores bien formados o sin la valentía de defenderlos…

Para terminar, quisiera recalcar la vocación que tenemos como cristianos a la perfección en nuestra vida espiritual. Ésta al final resultará –como consecuencia– en la excelencia en el resto de nuestras actividades, pues Dios nos exige coherencia, que es también una forma de integridad. Como ya dijimos líneas arriba, no se entiende un cristiano que le tenga fobia al esfuerzo, que conscientemente prefiera ser dejado, facilista o de doble ánimo. De otra forma, no estaríamos honrando nuestra responsabilidad de ser testimonio y de predicar a nuestro Señor en la cotidianidad de nuestras vidas. Nos queda claro que esto demanda esfuerzo y sacrificio, los cuales serán más fructíferos y constantes cuando se hagan por amor a nuestro Dios. Es por esto que, como ayuda extra y porque todos estamos juntos en esta lucha, les dejamos algunos consejos de san Josemaría Escrivá de Balaguer, tomados de sus libros Camino (15-80) y Forja (421):

  • No dejes tu trabajo para mañana.
  • Si no tienes un plan de vida, nunca tendrás orden.
  • Si no te levantas a hora fija, nunca cumplirás el plan de vida.
  • ¿Virtud sin orden? —¡Rara virtud!
  • Cuando tengas orden se multiplicará tu tiempo, y, por tanto, podrás dar más gloria a Dios, trabajando más en su servicio. 
  • Propósito: ser fiel —heroicamente fiel y sin excusas— al horario, en la vida ordinaria y en la extraordinaria.

Solange Paredes

Solange es peruana, tiene 28 años, vive en Londres y actualmente prepara su tesis de doctorado sobre Cancer Immunotherapy en la University College of London (UCL).


Solange Paredes

Solange es peruana, tiene 28 años, vive en Londres y actualmente prepara su tesis de doctorado sobre Cancer Immunotherapy en la University College of London (UCL).

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados