«Los pinceles del Maestro». La historia de como Dios saca obras maestras de los materiales más indóciles



«Al final de tu vida verás el cuadro del Maestro, su belleza dependerá de tu docilidad». Frase síntesis, de gran profundidad, de esas que vale la pena rumiar y meditar con paciencia; no darla por obvia o descontada (la presunción no conduce a nada). Sumada además a los notables testimonios que hemos escuchado ¿Habría algo más que decir? Creo que no… o tal vez sí… quizá, digo, para hacer justicia al Maestro al que nos estamos refiriendo. Tal vez habría que añadir una cosa más, tan solo una, sin contraponer nada a lo anterior (pues las paradojas no se resuelven sino en el Misterio), una cuestión tan simple cuanto incomprensible, a saber: que tal es el talento de este Artista, es decir, tan grande su “genio” y su poder, que es capaz de sacar incluso obras maestras de los materiales más indóciles, a veces casi por arte de magia, como el mago cuando saca su conejo del sombrero. O para usar otra imagen: tal es la fuerza que tienen sus manos, que es capaz de esculpir sublimes estatuas, incluso con las pastas más duras (como motejaba san Ignacio a san Francisco Javier). ¡Imagínense qué manos las que tiene Dios! Es una imagen que cautiva de golpe el intelecto. No por nada, ya en los albores de las reflexiones teológicas san Ireneo, con magistral plasticidad, cuando comentaba el gran evento de la creación, se atrevía a aseverar:

«En cuanto al hombre, Dios lo formó con sus propias manos [es decir, el Hijo y el Espíritu Santo] y Él dibujó trazó sobre la carne moldeada su propia forma, de modo que incluso lo que fuese visible llevase la forma divina» (Demonstratio praedicationis apostolicae, 11: SC 62, 48-49/ CEC 704).


El artículo continua después de la publicidad:

Obviamente con esta consideración no buscamos justificar lo malo, ni despacharlo como bueno, así como san Pablo no pretendía justificar, ni promover, el pecado cuando afirmaba que de su abundancia sobreabundan gracias mayores (las paradojas no se resuelven sino en el Amor). Preferible es una docilidad pronta y constante, eso nadie lo pone en duda, así como tampoco nadie pone en duda la capacidad del Maestro de poder utilizar nuestras oscuridades para crear un fascinante contraste claro-oscuro que resalte más aún la obra de su gracia (como inmortalizaron las geniales obras de Caravaggio). Paciencia infinita del Maestro, de su infinito amor, que es siempre re-creativo y nunca se cansa de volver a empezar. Como atestiguaba también el profeta Isaías:


[]
1 Step 1

Recibe Catholic-Link en tu Email

Recibirás los mejores contenidos de la página junto con información sobre nuestras conferencias online.

Previous
Next

«Palabra del Señor que vino a Jeremías, diciendo: Levántate y desciende a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras. Descendí a casa del alfarero, y hallé que él estaba trabajando en el torno. Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en sus manos, pero él volvió a hacer otra vasija, según le pareció mejor hacerla. Entonces vino a mí palabra del Señor, diciendo: ¿No podré yo hacer con vosotros como este alfarero, casa de Israel?-dice el Señor-. Como el barro en manos del alfarero, así sois vosotros en mis manos, casa de Israel» (Jer 18, 1-6).


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

Conclusión: Nunca es tarde para volverse una obra maestra, para dejarse re-plasmar por el Maestro. Él, que al principio nos ha llamado por nombre, no cesa nunca de hacerlo. Por supuesto, lo mejor es comenzar cuanto antes a escuchar su voz, para facilitarle el trabajo al bondadoso Alfarero. ¿Cómo? Sobre todo humedeciendo nuestra greda con el agua fresca de la oración y de la humildad, para que así le permitamos amasar nuestro corazón de piedra de modo que, poco a poco, lo convierta en uno de carne (Ez 11, 19-20), dejándolo pronto para amar. Aclarado esto, ¿habría algo más que decir? Ahora sí, creo que nada… o quizá… una última cosa si me lo permiten: una lindísima cita cargada de esperanza, que va muy a lugar con todo lo dicho y que nos ayuda a comprender más todavía la profunda obra (aún en marcha) del Artista al que nos estamos refiriendo…

 

«La historia les responde que la acción de minorías selectas poco numerosas constituye la base de todos los resurgimientos. Dios, para salvar al género humano, se ha apoyado siempre sobre débiles minorías: antaño, sobre los doce hijos de Jacob; más tarde, sobre doce galileos. En lugar de procurarse el concurso de los poderosos imperios de Caldea o de Egipto, se reservó un pueblo minúsculo, sofocado en medio de naciones idólatras. […] Jesús en persona no convirtió a su causa más que a “un rebañito”, pero quiso que fuera un grupito de intrépidos (Lc., XII, 32). Para penetrar y levantar la masa de harina, el ama de casa de la parábola sólo necesitaba un poco de levadura. Al día siguiente de la Ascensión, sólo ciento veinte discípulos esperaban en Jerusalén la venida del Espíritu Santo; pero bastaron para que, en la noche de Pentecostés, pudieran unirse a la naciente Iglesia tres mil fieles. Dios ha cuidado de advertirnos: “No son mis pensamientos vuestros pensamientos, ni mis caminos son vuestros caminos” (Is., LV, 8). Estamos en lo cierto cuando utilizamos todos los medios humanos para divulgar y hacer que sean adoptados los principios evangélicos; pero Dios cuenta más para transformar al mundo con la pobreza de un Francisco de Asís, la caridad de un Vicente de Paúl o la trágica soledad de un Charles de Foucauld, perdido allá en el Hogar. Nosotros buscamos la cantidad, estamos obsesionados por el número; Dios, en cambio, mira la calidad. Nosotros ignoramos, pero Dios lo sabe, en qué medida hacen progresar su reinado sobre la tierra una santa Teresa de Lisieux, con solo elevar los ojos al cielo durante los golpes de tos de su última enfermedad; o una madre de familia anónima que le ofrece su pesada pena; o cualquier cura de aldea que se sorbe las lágrimas cuando celebra la misa ante tres solitarias mujerucas. La verdad es que para la realización de sus más grandes designios Dios solo emplea unos menguados instrumentos, pero que si obedecen dócilmente a su mano con ellos transforma el mundo» (G. Chevrot, Las Bienaventuranzas).

 

Daniel Prieto

Es chileno y se prepara para ser sacerdote. Actualmente estudia teología en la universidad Gregoriana de Roma.


Daniel Prieto

Es chileno y se prepara para ser sacerdote. Actualmente estudia teología en la universidad Gregoriana de Roma.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados