Un video en el que Spiderman nos enseña como comienza el cambio del mundo



«You say you want a revolution. Well, you know, we all want to change the world» (Dices que quieres una revolución, bueno, tú sabes, todos queremos cambiar el mundo). Esta frase inicia la canción de The Beatles que sirve de fondo para el video. ¿Verdaderamente queremos una revolución? Más allá de conmovernos, ¿qué fronteras de la realidad del hombre puede traspasar un testimonio como el de ese joven Spiderman? «–¡Qué lindo! ¡Qué tierno! ¡Qué valiente! ¡Qué amor!–», habremos dicho seguramente. Pero pregunto, ¿no suena todo demasiado soñador?

Deberíamos aceptar que sí, efectivamente es soñador. Pero seguidamente tendríamos que desafiar la etiqueta que reciben los sueños. Descartemos la irracionalidad y la imposibilidad de ciertas ensoñaciones e ilusiones. ¿No está la historia llena de sueños cumplidos, de proyecciones realizadas, de ilusiones plasmadas? Nuestro caminar en el tiempo es un espacio para la libertad. ¿Por qué no dedicarnos a vivir como nuestros anhelos más profundos lo reclaman? ¿Por qué no sumarnos a la revolución del amor? Si nuestra fe nos confirma que el amor es lo más real. Es lo óptimo tocando a las puertas de los hombres para que la libertad lo convierta en historia, en hecho, en realidad palpable.


El artículo continua después de la publicidad:

Dios es Amor. El amor es la fuente de lo real y la meta de la creación. Por eso nos morimos de ganas de amar y ser amados. Y por provenir de Dios, decía el Papa Benedicto XVI, «la revolución cristiana del amor se consigue confiando sin reservas en la bondad misericordiosa de Dios. La revolución del amor no se basa en definitiva en los recursos humanos, sino es un don de Dios que se consigue confiando únicamente y sin reservas en su bondad misericordiosa». La revolución del amor nace de un corazón que se vuelve amor, que se diviniza en comunión con Dios. En sintonía con la crítica social en esa canción de The Beatles, la revolución, aunque puede y debe plasmarse en ellas, no se basa en estrategias de poder económico, político o mediático.


[]
1 Step 1

Recibe Catholic-Link en tu Email

Recibirás los mejores contenidos de la página junto con información sobre nuestras conferencias online.

Previous
Next

Con todo, hay que atrevernos a soñar. Soñar en hacer más real la vida. Decía Benedicto XVI que «la propuesta de Cristo es realista, porque considera que en el mundo hay demasiada violencia, demasiada injusticia, y no se puede superar esta situación si no es contraponiendo demasiado amor, demasiada bondad. Este ‘demasiado’ viene de Dios: es su misericordia, que se ha hecho carne en Jesús y que por sí misma puede vencer el mundo del mal con el bien, partiendo desde aquel pequeño y decisivo ‘mundo’ que es el corazón del hombre». Decimos que queremos una revolución, y ella, la revolución del amor, debe empezar triunfando en cada corazón, como en el caso del generoso joven contracorriente del video. Debe impulsarnos cada mañana al sonar el despertador, debe armonizar toda nuestra jornada hacia un solo fin, debe convertirnos en luz para los demás. Desde su pequeñez en un mundo hostil, podría parecer iluso, pero el amor viene de Dios y es el único paradigma para decir qué es grande y qué es pequeño.


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

Franco Lanata

Es laico consagrado en el Sodalicio de Vida Cristiana. Es peruano y actualmente vive en Santiago de Chile, donde estudia literatura y filosofía.


Franco Lanata

Es laico consagrado en el Sodalicio de Vida Cristiana. Es peruano y actualmente vive en Santiago de Chile, donde estudia literatura y filosofía.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados