Las 5 famosas mentiras que hacen que el aborto parezca la mejor solución



Educar a los jóvenes en una sana vivencia de su sexualidad es todo un reto y es un tema que debe estar más presente en nuestros diálogos cotidianos. Junto con esta educación es importante volver a revalorizar la maternidad, un aspecto femenino que ha perdido su trascendencia en nuestro mundo cada vez más individualista. Escuchamos millones de argumentos sobre por qué las mujeres ya no deben ser madres y si fue un embarazo no querido ni planeado, con más razón aún. Hemos educado a nuestras niñas para que pienses solo en sí mismas y en su bienestar personal.

Por otro lado un embarazo no planeado desencadena infinidad de comentarios negativos que son arrojados sin ninguna clase de compasión a las mujeres que se enfrentan a esta difícil situación. Comentarios completamente superficiales. Como si fuera bastante fácil el haber dado ya la noticia, muchas personas no miden el peso de sus palabras y por consiguiente no alcanzan siquiera a imaginar la magnitud del daño que hacen con estas. Pero lo que en realidad debemos tener en cuenta como seres frágiles y pecadores es que el amor debe estar presente en cada una de las palabras que salen de nuestra boca, especialmente en situaciones tan delicadas como esta. Pues un comentario inadecuado puede ser el detonante para que el aborto se vea como la única y más fácil decisión. Por eso hoy quiero compartir con ustedes cinco famosas mentiras que pueden llegarnos a sonar bastante familiares:


El artículo continua después de la publicidad:


1. «Eres joven, se te arruinarán todos los planes que tenías para el futuro»

©static.pexels.com

Es cierto que en algún punto de nuestra vida, especialmente en la adolescencia, hacemos planes para el futuro, soñamos con cierto estilo de vida. Pero un embarazo no planeado o completamente planeado va a cambiar, no algunos, sino TODOS los planes que una vez nos hicimos. Tomar la decisión de abortar también cambiará nuestros planes del futuro (y esto es lo que casi nunca se menciona). Se cree que después de abortar no pasa nada, que la vida sigue con total tranquilidad,  pero esto no es así. Muchas mujeres, en especial las jóvenes, deciden abortar porque un bebé no estaba en la lista de metas por cumplir, son presionadas por su pareja, amigos o familiares con la oscura promesa de que «es lo mejor», pero nadie les habla del día después, de los minutos siguientes a un aborto; nadie les menciona la depresión, la angustia, el miedo, el trauma psicológico o incluso las consecuencias físicas que trae consigo un aborto. Lo único cierto es que el futuro no nos pertenece y por tanto hay dos opciones: la primera es creer en todo lo que dicen los demás –incluso en el tan famoso “invierno demográfico”– y cometer un aborto, y la segunda es asumir la responsabilidad de nuestros actos, pedirle fortaleza a Dios y proponernos ser las mejores madres para ese bebe que viene en camino porque la decisión de tener un mejor futuro no está en manos de los demás, sino en las tuyas, guiadas por la voluntad de Dios.


2. «No vas a poder cumplir tu sueño de viajar por el mundo»

viajar©static.pexels.com

Mentira. Claro que vas a poder viajar por el mundo, no a la velocidad  ni con la facilidad que lo harías si no fueras madre, pero la aventura será 100% más memorable ahora que tu pequeño te acompaña. Seguramente no todos tus amigos estarán de acuerdo en irse a escalar el monte Everest ahora que eres madre, pero todo depende de ti, de las ganas que tengas por cumplir tus sueños, del modo como veas la vida y de la forma en la que asumas la maternidad. Las prioridades cambian completamente cuando traemos a un niño al mundo y así como las responsabilidades aumentan también pueden aumentar los sueños. Pregúntate cada día: ¿Qué estoy haciendo para lograr mi sueño? Si tu sueño es Tailandia, Japón, Londres, Canadá… ¡claro que podrás llegar allá con tu pequeño! Si te lo propones en verdad, si lo pones en manos de Dios, si organizas tu tiempo, tu energía, tu dinero.


[]
1 Step 1

Recibe Catholic-Link en tu Email

Recibirás los mejores contenidos de la página junto con información sobre nuestras conferencias online.

Previous
Next


3. «Tu cuerpo es tuyo, tú decides. Además vas a perder tu figura»

cuerpo©static.pexels.com

Tengo que empezar diciendo que el embarazo es un milagro, durante nueve meses nuestro cuerpo trabaja de pies a cabeza para brindarle un cálido y confortable lugar a ese bebito que nos va a cambiar la vida. Subimos de peso, nos salen estrías, se nos hinchan los pies, nos duele aquí y allá, somos responsables de pasarle los nutrientes y la energía suficiente a otro ser humano y, finalmente llega el día, podemos tener una cesarea o un parto normal y cualquiera de los dos dejara huella. No esperemos que nuestro “cuerpazo” quede intacto, para algunas mujeres es mucho más fácil recuperar la figura que tenían antes del embarazo para otras no tanto, todas somos diferentes. Pero lo que si es cierto es que todas podemos proponernos lograr de nuevo un buen cuerpo, sin tener que llegar al castillo de la vanidad. En ninguna parte te hacen firmar un contrato en el que renuncies a tu cuerpo por siempre, solo tienes que llevar la situación con calma y estar segura de mantenerte física y emocionalmente bien para tu bebe. Cuando te conviertes en madre descubres que al final del día ese kilo de más no es nada comparado con la sonrisa de tu hijo.


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

Es otro cuerpo, otro ser quien vive dentro de ti. Está bien que tu decidas por tu cuerpo, pero no puedes decidir por él.


4. «Tu vida va a ser aburrida. ¿Estás dispuesta a renunciar a la diversión?»

diversion©static.pexels.com

No. Renunciar a las salidas con amigos o familiares los viernes por la noche, tomarnos unas copas de vino, bailar un poco o armar la “rumba” en tu casa seguirá siendo posible cuando seas madre o padre. Lo único que debes saber es que muy seguramente cuando asumas la maternidad te van a emocionar otras cosas, querrás descansar un poco más, apreciarás el silencio y preferirás que la “rumba” sea en otra ocasión PERO no de mala gana, no con lastima o lágrimas en los ojos. Al contrario, entenderás que hay espacio para todo, encontrarás mayores emociones junto a tu familia que las que encontrabas cada sábado en el bar. Suena descabellado y algunos dirán “eso es puro cuento” “¿a quién no le gusta divertirse”. Ser mama o papa no nos hace aburridos, si decidimos asumir la responsabilidad con madurez nos convertiremos en mejores personas y seguramente ese viernes en que los niños se queden con la niñera o los abuelos la pasaras fantástico, te divertirás, reirás y pasaras un rato ameno con tus amigos o tu pareja pero al final de la noche lo que más desearías será volver a ver a tus chiquitos.


5. «¿Ya pensaste que van a decir todos de ti?»

Upset girl with friends gossiping©Adobe stock.com

¿Qué pensarán los vecinos? ¿Qué pensaran los amigos de mi papá? ¿Qué pensaran las amigas de mi mamá? ¿Qué pensará todo el mundo? ¡Que escándalo! Y nunca nos detenemos a pensar: ¿Qué pensará Dios de mí? La gente puede pensar mil y un cosas y no solamente pensarlas sino decirlas en voz alta, pero, ¿quién va a sacar adelante a ese bebé, tú o ellos? Suena un poco fuerte pero la realidad del caso es que la decisión es tuya. Puede que te juzguen, te señalen o te insulten pero hay que pensar que no estamos hablando de un juguete, de un objeto; es un ser humano. Entonces que hablen y que hablen todo lo que quieran pero tú encárgate de ser la mejor madre, la más responsable, la más dedicada, la más amorosa, la más entregada porque serás el referente principal de ese pequeño que llevas en el vientre. En ti el verá reflejada la dulzura, la compasión y el valor que Dios te dio por haberle dado la oportunidad de vivir ese bebé.

Quiero terminar este artículo recordándole, no solo a las mujeres que se enfrentan a la posibilidad de un aborto, sino a todos aquellos a los que se les presentará en algún punto de la vida una situación en la que nuestros valores y principios cristianos deben estar primero: no están solos, todos atravesamos dificultades y para todos hay amor, misericordia y perdón.

Yo soy mamá,y ¿adivinen qué?, no es fácil pero ¡es lo mejor que me ha podido suceder en la vida! 🙂


¿Qué otras mentiras has escuchado?

Nory Camargo

Nory es colombiana, tiene 22 años, es estudiante de comunicación social y periodismo de la Universidad de la Sabana y es madre soltera de un hermoso bebé llamado Juan José.


Nory Camargo

Nory es colombiana, tiene 22 años, es estudiante de comunicación social y periodismo de la Universidad de la Sabana y es madre soltera de un hermoso bebé llamado Juan José.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados