¿Qué hacer ante la vocación religiosa de un hijo? 8 consejos imprescindibles



Después de eventos como la Jornada Mundial de la Juventud, o de alguna canonización de un santo joven, (como la que viene dentro de poco de José Sánchez del Río) surgen en la Iglesia vocaciones a la vida consagrada como hongos después de una tormenta. Es lógico. Estos eventos son realmente conmovedores y despiertan en muchos jóvenes las ganas de hacer algo por Jesús, por la Iglesia o por imitar a los santos de su edad. Muchos jóvenes le plantean a sus padres su inquietud de ser sacerdotes o religiosos y los padres no saben qué hacer frente a esta manifestación repentina de fe, que muchas veces confunden con un entusiasmo pasajero.

Mis hijos son chicos todavía y ninguno de ellos se ha planteado una vocación a la vida consagrada, así que no estoy calificado para escribir este artículo. Pero de los 65 nietos de mis padres, 9 son religiosos, y de la familia de mi mujer y mía tenemos una buena cantidad de primos y sobrinos segundos consagrados. Así que me volqué a mi faceta de periodista y pregunté a madres y padres cuáles fueron sus principales inquietudes y temores y cuál fue el resultado del paso de los años en la vocación de sus hijos.


El artículo continua después de la publicidad:

Acá lo que ellos me dijeron:


1. ¡Alégrense, llenos de Gracia!

©Adobestock.com

Aunque al principio pueda causar estupor, la vocación de un hijo es algo profundamente maravilloso. ¡Dios los considera dignos de ser padres de otros Cristos, de esposas de Cristo o de consagrados! De la generosidad de la respuesta de ustedes Dios tiene previsto muchísimas gracias, tanto para el hijo como para ustedes. ¿Ustedes lo habían soñado dándole nietos? ¡Ahora van a tener infinitos nietos para la eternidad! Manifiéstenle a sus hijos su alegría, recen y ofrezcan una misa en acción de gracias. Que sus hijos sepan que sus padres son tan generosos como ellos.


2. ¡No tengan miedo!

miedo©Roman Catholic Archdiocese of Boston/Flickr

Esta frase se repite cientos de veces en las Sagradas Escrituras. ¿Por qué habrían de tener miedo ? ¡Si Dios pide algo, siempre nos da las gracias necesarias para cumplirlo! Mientras seamos dóciles a la Gracia de Dios, nada hay que temer. «El Señor es mi Pastor, nada me puede faltar […] Aunque atraviese por oscuras quebradas, ningún mal temeré»(Sal. 23) Los padres nos asustamos cuando los hijos tienen sueños grandes, pero es porque nosotros dejamos de soñar en grande. ¡Ellos tienen grandes aspiraciones y el Señor está deseando darles toda la fuerza y las gracias necesarias para alcanzar esos grandes sueños! Cuando los apóstoles no habían podido pescar, Nuestro Señor les dice: ¡Duc in altum! (Naveguen mar adentro). A nosotros nos pueden parecer sueños utópicos o inalcanzables, pero… ¡Para Dios nada es imposible!


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:


3. Indaguen (sin ser inquisitivos)

indagar©Roman Catholic Archdiocese of Boston/Flickr

Apenas recibe el anuncio del ángel de que Dios tenía otros planes para Ella, Nuestra Señora indagó: ¿cómo era eso posible? No era que dudara de que los planes del Señor son siempre mejores que los nuestros, solamente necesitaba saber los pormenores. En esta etapa de la vocación incipiente de sus hijos, tienen derecho a saber cómo y dónde los llama el Señor. Tal vez los jóvenes no lo tengan claro del todo y unos ejercicios espirituales los pueden ayudar a discernir en oración profunda los detalles específicos de su vocación: ¿Contemplativo o activo?, ¿sacerdote o laico consagrado?, ¿religiosa o consagrada? ¿En qué congregación? De este discernimiento inicial va a depender mucho la perseverancia, así que hay que ayudarlos, dejando que sean ellos los que tomen las decisiones.


4. No se crean los jueces de la vocación de su hijo

hijos©Iglesia en Valladolid/Flickr

No estás llamado a poner a prueba la vocación de tu hijo. Tu hijo no te pertenece, Dios te lo dió y si Dios lo llama a unos destinos altísimos, impedírselo o prohibírselo no traerá nada bueno. Aquí cabe la profecía de Gamaliel:

«(…)si esto que hacen es de carácter humano, se desvanecerá; pero si es de Dios, no lo podrán destruir. ¡No vaya a ser que ustedes se encuentren luchando contra Dios!» (Hch 5, 38-39)

Si el llamado proviene de Dios, Él le dará las gracias necesarias a su hijo o hija, y de estas gracias surgirán grandes bienes para todos. Y si no proviene de Dios, sino de una ilusión o entusiasmo pasajero, ellos se darán cuenta.


5. No intenten forzar nada…

forzar©D Wright/Flickr

Del mismo modo que en el punto anterior: si es de Dios, es de Dios, pero si no lo es, no hay nada que puedas hacer para forzar a tu hijo a seguir una vocación que no es la suya, y tal vez le causes mucho daño. Muchos padres se desilusionan si sus hijos que entraron en religión salen luego porque descubren que no es su vocación. Si fue un entusiasmo pasajero y estuvo uno o dos años en una casa de formación. ¡Seguramente que esos años eran los que necesitaba para madurar aspectos de su personalidad y su fe! ¡Dios es sabio y no se deja ganar en generosidad! De ese par de años (supuestamente perdidos) Dios sabrá sacar una enormidad de gracias.


6. … pero recen para que Dios suscite la vocación en sus hijos

vocacion©Iglesia en Valladolid/Flickr

En Lu Monferrato, un pueblito de Italia, en el año 1881, por iniciativa de las madres de familia, y bajo la dirección del P. Alessandro Canora, comenzaron a rezar para que Dios suscitara entre sus hijos muchas vocaciones religiosas y sacerdotales. El resultado fue monumental: en un pueblo de algunos miles de habitantes, ¡surgieron 323 vocaciones sacerdotales y religiosas! Cuando Nuestro Señor dijo: «muchos son los llamados, pero pocos los escogidos» (Mt 22, 14), tal vez se refería a esto. ¿Cómo va a suscitar vocaciones Dios si no las pedimos? Roguemos pues, al dueño de la mies, para que envíe obreros a su mies… ¡En nuestra familia!


7. Prepárense para verlo feliz. Muy feliz

feliz©Roman Catholic Archdiocese of Boston/Flickr

Una de mis hermanas me dijo: «Los papás queremos la felicidad de nuestros hijos. Verlos felices me da la tranquilidad de que han sido llamados por Dios realmente y de que han respondido con toda el alma a ese llamado». Tiene dos hijas religiosas que brillan por su piedad y alegría. Tanto que sus nombres de religiosa son «María del milagro de Ámsterdam» y «María Madre de la alegría». Los hijos parten hacia destinos lejanísimos, hacia misiones dificultosas, ¡y no hay forma humana de sacarles la sonrisa de la cara! ¡La alegría es siempre la confirmación de esa vocación genuina!


8. ¡Y prepárense para ser también, muy, muy felices!

padres©Dani Villanueva/Flickr

Ya lo dije: ¡Dios no se deja ganar en generosidad! De la respuesta generosa a la gracia de la vocación, Dios tiene preparado un rosario de gracias para los padres generosos. Una tía de mi esposa tiene tres hijos, y los tres son religiosos, uno de ellos, misionero en Tanzania. ¡Sus hijos en lugares tan lejanos y ella solita! La vida de tus hijos religiosos no va a estar exenta de cruces, para ellos y para sus padres, pero las alegrías y satisfacciones son inmensamente más grandes que las penas y cruces. ¡Tendrán un hijo rezando todos los días de su vida por ustedes!


Siempre nos quejamos de la falta de vocaciones. Si tuviéramos la fe del tamaño de un grano de mostaza y fuéramos generosos como quieren ser generosos nuestros hijos, ¿qué duda cabe que abundarían las vocaciones religiosas y sacerdotales? Sepamos corresponder a la gracia con alegría y sin temores, que «nadie vio ni oyó, y ni siquiera pudo pensar, aquello que Dios preparó para los que lo aman» (1 Co 2,9).

Andrés D' Angelo

Andrés es argentino. Junto con su esposa Mariana es miembro del Movimiento Apostólico de Schoenstatt. Tienen cuatro hijos. Escribió el libro "Matrimonio Fácil para tiempos difíciles". Actualmente dirige un programa de Radio.


Andrés D' Angelo

Andrés es argentino. Junto con su esposa Mariana es miembro del Movimiento Apostólico de Schoenstatt. Tienen cuatro hijos. Escribió el libro "Matrimonio Fácil para tiempos difíciles". Actualmente dirige un programa de Radio.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados