Ante la tentación… ¡Huye! 12 Estrategias para salir bien parado en esos momentos de lucha



Todos nosotros, los seres humanos, venimos con un dos softwares instalados en el corazón; uno dice así: «…pondré mi ley dentro de ellos, y la escribiré en sus corazones: Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo» (Jeremías 31, 33b). Y otro que dice así: «Cada uno es tentado por sus propias concupiscencias (inclinación natural al pecado, deseo por aquello que satisface el cuerpo), que lo arrastra y seduce» (Santiago 1, 14).

Es decir, pareciera ser que venimos programados para hacer las cosas según la voluntad de Dios, que obviamente es lo mejor para nosotros, pero al mismo tiempo hay en nosotros un deseo y una fragilidad que nos hacen proclives a ser tentados. Es muy importante la diferenciación entre tentación y pecado. La tentación no es pecado. La tentación es anterior al pecado. El pecado es el consentimiento de la tentación. Todo pecado va precedido de una tentación, pero no toda tentación termina en pecado.


El artículo continua después de la publicidad:

Aquí es donde nos queremos detener, pues las tentaciones son algo muy propio de los seres humanos y es buena idea tener algunas herramientas para dar la pelea, pues no es cosa fácil escapar y salir ileso. Y si quieres saber cómo es que actúa en nosotros, te invitamos a revisar este post para aclarar todas tus dudas.

Nos dice el libro de Eclesiástico comenzando el capítulo 2 que «si te acercas a servir al Señor» (otras traducciones dicen «si te dedicas a la vida espiritual»), prepárate para las tentaciones. De muestra un botón y revisa 6 tentaciones típicas del cristiano nivel avanzado. 

De San Antonio Abad se narra que en una visión contempló que para todo un barrio solamente había un demonio tratando de hacer pecar a la gente, mientras que para una persona espiritual estaban siete demonios atacándola. Y preguntado el por qué, le respondieron: «Es que entre mundanos se invitan a pecar los unos a los otros, en cambio para las personas espirituales sí se necesitan espíritus infernales para hacerlas pecar».

Siendo así la cosa, aquí te dejamos algunas ideas para que cuando venga la tentación, sigas de pie.


Ante la tentación… ¡Huye! 12 Estrategias para salir bien parado en esos momentos de lucha

Examina y pregúntate: ¿Será o no una tentación?

No siempre es fácil discernir qué cosa es una tentación qué no lo es.
Algunas veces nada parece tentación y todo pasa como un deseo natural muy bien aceptado. Muchas veces encontramos justificación espiritual en lo que sentimos y finalmente no tiene nada de espiritual. Seguro has visto gente justificando cualquier atrocidad con la Biblia o una frase del Papa fuera de contexto. El otro extremo es ver todo como tentación. Cualquier cosa hace dudar y cuestionarse si viene de Dios o de la carne.
“La tentación, ¿de dónde viene?, ¿cómo actúa dentro de nosotros? El apóstol nos dice que no viene de Dios, sino de nuestras pasiones, de nuestras debilidades interiores, de las heridas que ha dejado en nosotros el pecado original: las tentaciones vienen de allí, de estas pasiones. Es curioso, la tentación tiene tres características: crece, contagia y se justifica” (Papa Francisco).

No dialogar con ella

Si te das cuenta que estás siendo tentando, no comiences la negociación, porque terminarás acomodando todo para que calce perfecto y cuando menos te des cuenta, en vez de conversación estarás metido hasta el cuello en un pecado. Con la tentación se lucha y se evita, no se conversa.

Mantente ocupado

Es sencillo, si te sobra tiempo es mucho más probable que la concupiscencia haga de las suyas en tu vida. Tenemos una inclinación natural a satisfacer nuestra carne, buscar el placer y hacer aquello que, sintiéndose como bien, no es para nada bueno. Mantente ocupado. En ese sentido, hacer apostolado es una excelente forma de usar tu tiempo y tus dones. Busca un apostolado.

Acude a tú mamá que es la realmente te cuida

La Virgen María es aquella que que nunca cayó en tentación y pisó la cabeza de la serpiente. No es un ángel ni un Dios, es un ser humano como nosotros, con fragilidades y tentaciones, pero supo como mantener una vida en la gracia de Dios y sobreponerse a todas las tentaciones. Mantente cerca de ella, su intercesión es una fuerte arma contra la tentación, pues somos sus hijos y quiere lo mejor para nosotros.

No dudes sobre quién eres realmente

Cuando Jesús fue tentado, el demonio quería hacerlo dudar sobre quién realmente era diciéndole: “Si realmente eres el Hijo de Dios”  has esto o aquello. ¿Cuántas veces te has cuestionado tu valor, tu carácter, tus capacidades y has querido demostrarte a ti mismo y a los demás que eres alguien haciendo algo que no debías hacer? Conócete a ti mismo y no dudes de eso.

Ten una vida de oración

“Velen y oren para que no caigan en tentación” (Mateo 26, 41)
Esas palabras de Jesús hacen eco en nuestros corazones cada vez que estamos sometidos a la tentación y la mayoría de las veces en que caemos en ella y cometemos un pecado nos podríamos preguntar ¿Velamos y nos mantuvimos en oración? Seguramente no lo hicimos, justamente por eso terminamos por el suelo. ¡Ánimo! a mantenernos atentos y orar.
Te comparto una ayudita, 7 consejos para hacer una buena vigilia de oración… Esto no sólo es para pasar una noche en vela rezando, aplica para toda la vida.

Ten armas espirituales

Los sacramentos vendrían a ser algo así como armas nucleares al momento de enfrentarse a la tentación, sobre todo la Eucaristía y la Confesión. Si te pones ropa limpia, seguro querrás que dure en ese estado la mayor parte del día sobre todo si vas bien vestido y te ves muy bien. En cambio si sales de casa con lo primero que encontraste que no combina, que está sucio y huele feo, no te molestará ensuciarte aun más. Mantente limpio, pues así cuidarás mejor de ti y la gracia de Dios en los sacramentos te ayudará.
“Revístete de las armas de Dios par que puedas resistir las asechanzas del Diablo” (Efesios 6, 11).

Ejercita tus virtudes

El Catecismo (CEC 1805-09) nos enseña que existen cuatro virtudes cardinales y estaría fantástico que además de conocerlas y pedirlas a Dios, las ejercites a diario, pues mientras más fuertes estén estás virtudes en ti, menos sucumbirás ante la tentación:
  • Prudencia, ayuda a discernir el bien y elegir los medios para realizarlo.
  • Justicia, es la constante y firme voluntad de dar al prójimo y a Dios lo que es debido.
  • Fortaleza, asegura la firmeza y la constancia en el bien y ayuda a resistir las tentaciones y superar obstáculos.
  • Templanza, modera la atracción hacia los placeres y el dominio de la propia voluntad.

Entrena tu voluntad

Tu voluntad es como un músculo y debes entrenarlo. Si ya no te queda espacio ni para una miga de pan después del almuerzo, pero no eres capaz de decir “no gracias” cuando te ofrecen más comida, entonces estarás en problemas cuando la tentación no sea un plato extra, sino algo más grande.
Comienza por cosas pequeñas como el ayuno de algunas comidas.
Puedes seguir con cosas un poco más grandes como el “Minuto heroico”.

Pide no caer en tentación

Jesús nos enseño que debemos pedir a Dios Padre que nos nos deje caer en tentación y nos libre del mal.
Le pedimos a Dios que no nos deje tomar el camino que nos lleva al pecado.
“Ninguno, al ser tentado diga: Es Dios quien me está tentando; pues Dios no puede se tentado por el mal ni tampoco él tienta a nadie” (Santiago 1, 13).
Dios juega en nuestro equipo, nunca va a poner el pie para hacernos tropezar y caer, el quiere darnos la mano cuando estamos trastabillando y evitar la caída. Pide su ayuda.

Sé astuto, esquiva el riesgo

Seguro logras identificar algunas situaciones que te vuelven vulnerable a las tentaciones, es sencillo: ¡Evítalas! ¿Para que te vas a meter ahí si sabes que vas a salir mal parado? Es mejor estar siempre atento a lo que se viene y si te das cuenta que no te darán las fuerzas, no te expongas a tener que luchar contra la tentación, simplemente evítala.

Huye por tu vida

Si ya te diste cuenta que estás frente a una tentación inminente y conociendo tus fuerzas sabes que la cosa se viene difícil, entonces el mejor y más efectivo de los consejos que puedo darte es: ¡Huye por tu vida! por tu vida espiritual, por tu vida eterna, por tu vida cotidiana.
Y te lo voy a argumentar bíblicamente:
José, frente a una oferta sexual inminente pero incorrecta: “Mas él, dejando el manto entre sus manos, salió afuera y huyó” (Génesis 39, 12b).
La juventud nos juega malas pasadas: “Huye de los impulsos apasionados de la juventud y procura practicar la justicia, la fe, el amor, la paz con los que invocan al Señor con sincero corazón” (2 Timoteo 2, 22).
Huye, porque muerde:“Huye del pecado como de una serpiente, porque si te acercas te morderá” (Eclesiástico 21, 2a).


[]
1 Step 1

Recibe Catholic-Link en tu Email

Recibirás los mejores contenidos de la página junto con información sobre nuestras conferencias online.

Previous
Next


Te dejamos un último pensamiento sobre este tema:


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

formas

Es Chileno, misionero laico a tiempo completo, dedicado a la Evangelización de jóvenes. Charlista y escritor. www.sebacampos.com


Es Chileno, misionero laico a tiempo completo, dedicado a la Evangelización de jóvenes. Charlista y escritor. www.sebacampos.com

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados