Este irónico video nos muestra que la principal causa de los divorcios no es la infidelidad. ¿Sabes cuál es?



Mezclar las palabras dinero y matrimonio es tan o más complicado que combinar política y/o religión en una reunión social. Y estos videos, si bien lo muestran de manera irónica, señalan un problema real que existe en muchísimas parejas actuales, en las que cada vez se habla más de lo «mío» y de lo «tuyo», y mucho menos de lo «nuestro».

Efectivamente, en la sociedad de hoy el dinero es poder. Pero esta premisa empeora su connotación cuando la ponemos como regla de convivencia familiar. Como en todo lo que tiene que ver con las relaciones interpersonales, hay que considerar las características particulares y el contexto en el que se desenvuelve la relación. Sin embargo, en esta ocasión, nos centraremos en aquellos casos en los que no existe algún tipo de patología identificada en alguna de las partes —ludopatía, gasto compulsivo, entre otros—, sino simple y llanamente pocas ganas de compartir o mucho ánimo por dominar.


El artículo continua después de la publicidad:



Lo opuesto al amor es el egoísmo

El egoísmo es el peor mal que puede encontrarse en una relación familiar. Una persona egoísta no solo lo es con sus bienes materiales sino también con la cantidad y calidad de amor que puede brindar a su familia.  Por ejemplo, es muy raro ver que alguien avaro con el dinero sea generoso con su tiempo. Y es tal vez en esa personalidad completamente centrada en un mismo donde recaen los problemas esenciales en un matrimonio. Es decir, no se trata únicamente de si el otro comparte con justicia su dinero, sino lo que esta falta de generosidad implica en el resto de ámbitos relacionales, como son la comunicación, el espacio, el tiempo, la mirada, la atención, el cariño, el respeto, entre otros.


[]
1 Step 1

Recibe Catholic-Link en tu Email

Recibirás los mejores contenidos de la página junto con información sobre nuestras conferencias online.

Previous
Next

Al hablar de egoísmo en términos materiales no pensemos solo en los problemas que puede tener la otra persona. Puede suceder que teniendo al frente a alguien muy generoso seamos nosotros los egoístas. Un ejemplo de esto es cuando una esposa sale de compras superfluas y no le importa más que gastar, sin considerar lo que cuesta generar dicho dinero o que, peor aún, se podría destinar a cubrir necesidades reales. Esto ciertamente generará problemas económicos a la familia. A esta situación se contrapone, de la misma manera tóxica, el esposo al que absolutamente todo le parece prescindible y no permite ni un solo «gusto». O esa persona que no quiere recibir absolutamente nada, ya sea por orgullo o por sacrificio mal entendido, lo cual también es un acto de egoísmo pues no le permite al otro ejercer la generosidad y, por lo tanto, crecer en dicha virtud. Tampoco es un acto generoso, por ejemplo, que el esposo le dé dinero a su esposa como una manera de «comprar» tranquilidad, paz o evitar cuestionamientos.


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

Ser generoso implica atender la necesidad real del otro. No es dar lo que sobra, lo que no implica esfuerzo, ni mucho menos darlo como un mal menor. Tampoco la generosidad nos debe llevar a satisfacer caprichos o dar lo que, creemos, es «suficiente» para el otro.

¿Cuál sería el modelo perfecto de manejo económico en una pareja?

Considerando que ambos cónyuges son responsables y saben priorizar las necesidades reales, podría intentarse:

1. Elaboración de un presupuesto familiar: Esto es imprescindible. Si ambos se ponen de acuerdo en qué y cómo gastar el dinero, de una manera responsable y que busque, sobre todo, el bienestar de la familia, los siguientes pasos son muy fáciles de seguir. Es importante, si es que alcanzan los ingresos, que cada uno disponga de un monto mensual para sus gastos personales o «gustos».

2. Cuenta mancomunada: Sin importar quién gana más, funciona muy bien que todo el dinero generado por ambos sea depositado en una cuenta bancaria a la que puedan acceder los dos cónyuges en igualdad de condiciones. Si se utiliza correctamente el presupuesto familiar, no tendría que haber ningún problema en hacerlo de esta manera.

3. Emergencias o gastos no previstos: Si bien en el presupuesto familiar debe haber una partida que considere imprevistos, cuando estos aparezcan ambos cónyuges deben discutir cómo afrontarlos.

4. Lujos, viajes y algo más: Igual que en el punto anterior, cuando haya excedentes, tanto el esposo como la esposa deben decidir juntos en qué se debe gastar dicho dinero. Suele suceder que el que gana más es quién decide qué hacer con esos extras. Sin embargo, es mucho más sano para el matrimonio que también se considere como parte del patrimonio familiar y que la disposición de su uso sea decidido en diálogo por la pareja.

5. La generosidad más allá de la familia: Por otro lado, no debemos olvidar que la generosidad también debe ir más allá del matrimonio y de la familia más cercana. El compartir con otros, que pueden tener muchas necesidades, es un acto de amor que trae como principal beneficio el crecimiento y fortalecimiento de la familia porque se crece en la virtud y esto es fundamental para llegar a ser plenos. Y no es necesario, en esto, pensar necesariamente en una cruzada para eliminar el hambre del mundo. Lo más probable es que entre miembros cercanos de nuestra familia o amigos haya muchas personas que podrían necesitar una mano generosa que les salga al encuentro.

6. Valorar correctamente: Un punto clave cuando hablamos de dinero y familia es el evaluar si somos capaces de valorar lo importante. ¿Qué vale más: tener el dinero metido en el banco con afán acumulativo —más allá del destinado al ahorro— o disponer un poco del mismo para pasar un lindo tiempo en familia en algún lugar fuera de casa?

Finalmente, como mencionamos más arriba, debemos desterrar del matrimonio cualquier indicio de egoísmo. Esto no es algo opcional. Como dice David Isaacs en su libro Virtudes para la convivencia familiar: «El egoísmo fomentado por la sociedad de consumo, por la comodidad y por el abandono debe ser contrarrestado por la fortaleza y por la entrega incondicional de aquellas personas que actúan responsable y generosamente como hijos de Dios. Allí está raíz de una buena convivencia familiar».


matri

Giuliana es comunicadora social y máster en Matrimonio y Familia. Es mamá de una niña y un niño. Tiene el blog de La Mamá Oca y ha escrito el libro "Educación en serio", todo esto para orientar a los padres en la crianza de niños.

@lamamaoca

Educando seres humanos felices


Giuliana es comunicadora social y máster en Matrimonio y Familia. Es mamá de una niña y un niño. Tiene el blog de La Mamá Oca y ha escrito el libro "Educación en serio", todo esto para orientar a los padres en la crianza de niños.

@lamamaoca

Educando seres humanos felices

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados