¿Matas o mueres por tu fe? Este impresionante video me aclaró la diferencia



Todos hemos escuchado, al menos algo, de lo que vienen viviendo nuestros hermanos cristianos de medio oriente. El siguiente video –al menos a mí sí– tiene la capacidad de remecer la propia conciencia y enfrentarnos con realidades que corremos el riesgo de dejar pasar sin prestarles la debida atención. Dijimos antes: «nuestros hermanos cristianos de medio oriente»». Me pregunto: ¿En verdad los considero mis hermanos? ¿Su suerte afecta mi día a día? ¿Qué tanto pienso en ellos? ¿Qué tanto rezo por ellos? No puedo negar que cierto dolor de corazón nace al constatar la frialdad que puede generar el olvido o la indiferencia. Y este video apunta a eso: a tomar conciencia y a comprometerse. ¿Cómo hacerlo?



El artículo continua después de la publicidad:


Lo primero que me parece importante resaltar es que la atención debe estar puesta en lo esencial. Si bien el odio, la violencia y las atrocidades que se realizan no nos deben dejar indiferentes, el centro del video está puesto en el amor, en la luz que brilla en las tinieblas. Y como solo el amor construye, salva y cambia el mundo, es él el que debe robar nuestra atención y así convertirnos en mejores cristianos.

No tiene sentido transcribir todas las ideas que se presentan, ellas tienen la suficiente elocuencia para ser escuchadas. Encuentran su fuerza en que brotan de la vida real. No son solo ideas verdaderas y bonitas. Son fe hecha vida, vida hecha anuncio. Testimonio. Martirio en el más auténtico sentido de la palabra.

La necesidad de la eucaristía; la alegría y la esperanza frente a la muerte; la fe, purificada por el dolor, como luz para ver el sentido de la vida; la seguridad como resultado de ponerse en manos de Dios; la acción del Espíritu Santo como protagonista del anuncio y los sacrificios de los creyentes; el perdón a quienes nos ofenden; y el amor, como el mandamiento que resume nuestra fe y nos permite testimoniarla al mundo, son aspectos de nuestra fe que, encarnados en estos hermanos, nos permiten ver el rostro de Dios.

Como se dice en el video, los mártires sacuden a un cristianismo muchas veces acomodado con los criterios del mundo. Ellos nos renuevan con su seguimiento ardoroso del Señor. Nos exigen comulgar con sus experiencias por medio de la oración, y nos dejan la necesidad de convertir en oración una exclamación que se muestra en un entrevistado: «Ojalá que tengamos nosotros la fe que tienen ellos». ¿Cuánto estamos dispuestos a sacrificar por nuestra fe?


Te dejamos una bonita frase que resume lo que quisimos decir en este artículo.

martires


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

Franco Lanata

Es laico consagrado en el Sodalicio de Vida Cristiana. Es peruano y actualmente vive en Santiago de Chile, donde estudia literatura y filosofía.


Franco Lanata

Es laico consagrado en el Sodalicio de Vida Cristiana. Es peruano y actualmente vive en Santiago de Chile, donde estudia literatura y filosofía.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados