«Eso lo dices porque eres católico». 5 prejuicios a los que se enfrenta quien tiene fe



¿Alguna vez te ha pasado lo siguiente?: te encuentras en medio de una conversación interesante (política, ciencia, economía, ética, etc.), y al dar tu opinión alguien te responde: «eso lo dices porque eres católico», dando a entender que tu razonamiento no puede ser válido, ya que por ser cristiano, te basas siempre en una suerte de «superstición etérea» que nada tiene que ver con la realidad. Este post va a tratar de 5 de los prejuicios/estereotipos con los que creo, tiene que enfrentarse un católico en la actualidad, e intentará darte algunos consejos de cómo sobrellevar dichas situaciones.


1. «No razonas lo que piensas»

razonas©Pixabay

Es cierto que en muchos de los temas polémicos de hoy (aborto, eutanasia, relaciones homosexuales, etc.) los valores en los que me baso para tener una opinión no son ajenos a la línea que enseña la Iglesia Católica. Ser cristiano sí implica atender a lo que predica la Iglesia, pero debemos saber y recordar que la misma ha estudiado cada uno de estos temas a la luz de la naturaleza del hombre y de la revelación divinaGaudium et Spes», constitución pastoral). Desprestigiar a la Iglesia como fuente sobre temas que se relacionan con la existencia del hombre, es ignorar los grandes aportes que la misma ha hecho a la humanidad a través de sus pensadores y filósofos (Santo Tomás de Aquino, San Agustín, San Juan Pablo II, entre otros).


El artículo continua después de la publicidad:

Ante estas situaciones es muy recomendable fijarse en el tono con el cuál los Papas de los últimos tiempos escriben sus encíclicas. Estos hombres son personas que han estudiado mucho, saben muchos idiomas y tienen uno de los trabajos más complicados e influyentes del mundo de hoy, y aun así logran acercarse al lector común de forma sencilla y humilde. La prepotencia siempre es un error a la hora de comunicarse. Lo mejor es respirar hondo, sonreír y explicar por qué la Iglesia Católica aporta gran luz a la vida del hombre.


2. «Juzgas a quienes no piensan como tú»

©Adobestock

Es frecuente encontrarse con personas que temen que las juzgues porque saben que no llevan una vida que tú «aprobarías». ¡He allí el error! Los cristianos no desaprueban ni condenan a las personas. Es importante cuidarnos al hablar «sentenciando» para que quienes nos escuchen se sientan en el punto de mira porque algún aspecto de su vida que no se parece al nuestro. En palabras del Papa Francisco: «el camino de la Iglesia es el de no condenar a nadie para siempre y difundir la misericordia de Dios a todas las personas que la piden con corazón sincero». En ese sentido, el signo de los cristianos deber ser ese, el de llevar la misericordia de Dios al día a día de quienes le buscan y no saben dónde encontrarlo.


[]
1 Step 1

Recibe Catholic-Link en tu Email

Recibirás los mejores contenidos de la página junto con información sobre nuestras conferencias online.

Previous
Next

Si no puedes evitar que una persona al conocer tu forma de vida se llegue a sentir intimidado o juzgado por ti (aunque no lo hayas querido), pero que dicha situación que pertenece al área de su fuero interno, no te detenga a quererle con un corazón sincero y a acercarte a él con naturalidad.


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:


3. «No escuchas a quienes no piensan como tú»

©Photo dollar club

Este prejuicio sería la otra cara de la moneda del el «no razonar lo que se piensa».  Es natural pensar que si se cree que en un debate el competidor que tienes al frente lo único que hace es repetir un discurso sin responder a tus réplicas, este no es capaz de escucharte. Como cristianos no debemos tener miedo a escuchar: esto nos permite conocer a la persona que tenemos en frente y comprender de donde vienen las ideas que nos presenta. En un debate sobre Dios y la verdad, lo que predomina (como en cualquier lugar) es que seas instrumento de Dios, no tanto que te den la razón, recuerda que cambiaras al mundo de muchas maneras y no necesariamente con tu opinión (por más correcta que sea).

Nuevamente en palabras del Papa Francisco:

«Jesús revoluciona y sacude fuertemente aquella mentalidad cerrada por el miedo y recluida en los prejuicios, hay que salir al encuentro y de verdad escuchar a los demás para poder atender a sus necesidades y así hacer permitir a “con su misericordia, abrace y acoja reintegrando y transfigurando el mal en bien, la condena en salvación y la exclusión en anuncio» («El camino de la Iglesia es el de no condenar a nadie para siempre». A. De Juana. Aciprensa. 2015).


4. «Eres aburrido»

aburrido©Sarah/Flickr

Dependiendo del medio en el que estés, el concepto de «diversión» puede ser uno u otro; de todas formas, no creo que me equivoque en afirmar que hoy en día este concepto se encuentra bastante ligado al descontrol en distintas maneras  (alcohol, drogas, etc.). El encontrarse con Cristo cambia la vida en todos sus aspectos; arroja un torrente de luz sobre cada área de la vida del hombre, y entre estas áreas, se encuentra el de la diversión.

Nada impide que un cristiano se pueda divertir en una discoteca, o que disfrute del alcohol, Jesús mismo atendió a una boda en Caná y fue el mismo quien convirtió el agua en vino… (¡salud!) pero lo que le distingue es el motivo.  ¡Un cristiano debe ser alegre! ¡El giro que acaba de dar tu vida es para ti motivo de inmensa alegría! A la luz de esta verdad cada situación toma su lugar y puedes notar que el «descontrol» o el «exceso» es innecesario. Pásatelo bien, conversa, baila y saca lo mejor de cada situación. Los cristianos tenemos todas las razones para estar siempre muy animados no lo olvides.

En el mismo sentido, si no disfrutas tanto de las fiestas,  que no te de vergüenza proponer planes nuevos y diferentes con los que te diviertas pero que se salgan del «status quo», te aseguro que a todos nos gusta hacer cosas diferentes: (planes de cocina, una excursión, jugar billar, una clase de baile, etc.) pero a veces solo hace falta que alguien tome la iniciativa.


5. «Deberías ser perfecto»

perfecto©Pixabay

Finalmente (y creo que la más importante). La sociedad suele exigir una coherencia y nivel de «excelencia máxima» de quién «se supone» lleva por bandera las grandes virtudes de la caridad, la paciencia y la bondad. Esperan que, como cristiano que dices ser, sigas a raja tabla cada enseñanza de la Iglesia y que no cuestiones a la misma en ningún sentido. El problema es (y lo sabrás tú mejor que nadie) siempre caes. La confesión es para ti un sacramento al que acudes con frecuencia por que sí: te equivocas, pecas y haces las cosas mal.

Lo importante es que tú lo veas primero: no eres perfecto.  Es verdad que como cristiano intentas vivir tu vida siendo la mejor versión de ti mismo y te ilusiona poder ser otro Cristo en la tierra, pero en la misma línea también eres polvo, un humano débil que sin Dios no puede hacer nada.

No temas el escarnio público cuando te equivoques, ya conoces la típica frase: «santo no es que no se cae, sino el que siempre se levanta», y la mejor forma para que la sociedad pierda este perjuicio es vivir la virtud de la humildad de forma cotidiana. Procura no ponerte como un modelo a seguir, no des pie a que los demás puedan pensar que «te crees» perfecto, y vive la modestia, la moderación y la sencillez y verás cómo serás más libre de arrepentirte y ayudarás a quienes tienes alrededor a verlo con más claridad.


En conclusión: sí, el camino es difícil (ya lo sabíamos) –y fuera de que podamos pasarlo mal y de que se nos esté poniendo a prueba la paciencia–, es importante tener en mente que nuestra conversación con esa persona puede ser el momento en el que nuestra forma de vivir lo cuestione sobre su propio rumbo. En definitiva, amar es lo primero.


Si te gustó este artículo, te dejamos otro para que te diviertas un rato 😉

Kristina Hjelkrem

Hace poco se graduó como abogada en la Universidad de Navarra. Ahora vive en Madrid. Es ecuatoriana y pertenece al Movimiento de Vida Cristiana.


Kristina Hjelkrem

Hace poco se graduó como abogada en la Universidad de Navarra. Ahora vive en Madrid. Es ecuatoriana y pertenece al Movimiento de Vida Cristiana.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados