13 maneras heroicas de demostrarle a tu esposo que lo amas



San Pablo cuando explica cómo deben ser las esposas se refiere a ellas en términos que hoy en día la mayoría de las mujeres consideraría como de sumisión y sometimiento: «Enseñen a las jóvenes a amar a su marido y a sus hijos, a ser modestas, castas, mujeres de su casa, buenas y respetuosas con su marido» (Tito 2, 4-5).

No queremos contradecir el modelo bíblico propuesto por el Apóstol, pero tampoco queremos invitarte a vivirlo de forma literal, sino a tomar el espíritu de estos versículos y comprender el sentido de San Pablo al escribir que en  la familia es bueno servir, cuidar y respetar como un gesto de amor y entrega gratuita, tal como la Iglesia se entrega a Cristo.


El artículo continua después de la publicidad:

Es una realidad que los matrimonios se destruyen, en un porcentaje considerable, por los errores, negligencias y faltas de los hombres cuando dejan de amar y servir a sus esposas, pero muchas veces ellos se desaniman cuando sus esposas los descuidan y dejan de prestarle atención principalmente por la llegada de los hijos y de los quehaceres del hogar. Esto no busca justificar al género masculino y sus inexcusables errores, sino intentar comprender que para bailar un tango se necesitan dos y tu eres una de esos dos. En otro post les daremos ideas a los muchachos para que cumplan con sus deberes, ya tendrán su turno.

Es por eso que queremos proponerte algunas ideas para que en lo cotidiano le demuestres a tu esposo que lo amas y que lo prefieres.

Señores, ¿de qué otras formas podría tu esposa demostrarte que te ama? Y ustedes señoras quizás podrían colaborar con sus testimonios de éxito compartiendo qué acciones hacen para demostrar cuánto aman a sus maridos 😉


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:


13 maneras de demostrarte a tu esposo que lo amas

Algunas ideas para que en lo cotidiano, le demuestres a tu esposo que lo amas y que lo prefieres.

Nunca, jamás quejarse de él frente a amigos o familiares

Esto es una de las cosas que más nos avergüenzan. Entre hombres la lucha es constante por quedar bien. Si nos avergüenza nuestra propia esposa quejándose, aunque tenga razón, algo en nuestra masculinidad muere. Somos un equipo y la lealtad y el cuidado mutuo es esencial para proteger la relación.

Evita hacerle sentir mal cuando haces las labores de la casa

Es sabido que ustedes (las mujeres) se llevan gran parte de las labores de hogar y ya sea por mal hábito, cultura, costumbre o crianza; a los hombres nos  cuesta  tomar la iniciativa en estas cosas. No creas que nos hace sentir orgullosos el no ser buenos en las cosas de la casa. Cada vez que quieras que colabore no se lo restriegues en la cara ni te quejes, motivale con amor.

Mira una película de “hombres” con él

Es sencillo. Nos gustan los autos, las explosiones, los disparos y la emoción. Sabemos que preferirías una comedia romántica… pero es bueno acompañarnos y compartir los gustos. Aunque somos un poco herméticos con nuestros espacios, es lindo que quieras formar parte de ellos.

Complementar más que criticar

La mayoría del tiempo nos damos cuenta cuando hacemos algo mal. Que el instinto masculino nos haga difícil asumir los errores frente a otros, es otra cosa. No es necesario que lo recalques. Complementa, corrige con amor, orienta y comprende. El diálogo y el animarse mutuamente son el centro de la conversación cuando hay diferencias. Piensa en cómo  mejorar las cosas en vez de que solo buscar lo que está mal

Permítele tener tiempo para sí mismo

Aunque gaste ese tiempo en cosas que parecen sin sentido e inútiles, regálale ese espacio para su pasatiempos, su descanso o lo que sea que haga. Los hombres necesitan tiempo para hacer “nada” y no sentir remordimiento por gastar ese tiempo.

Haz lo posible por mantenerte atractiva para él

No lo veas como una invitación a competir con las demás mujeres y mantener a tu hombre en casa, sino como un gesto de amor y preocupación. Nadie habla de caer en superficialidades y contratar alguien para que te haga un “fashion emergency”. Es comprensible que el poco tiempo que nos deja la rutina semanal no permite hacer ejercicios, comer bien y todo lo que uno quisiera para mantenerse en forma, pero gestos pequeños, como vestirse especial o maquillarse cuando van a salir juntos puede marcar la diferencia.

Dile que estás orgullosa de él

Él debe suponer que es importante en casa por su aporte en la economía del hogar y la imagen de autoridad con los niños, pero es buena idea decirle que lo hace bien cuando lo hace bien, no esperes a los discursos en fiestas importantes para hacerlo. Los hombres somos concretos y a veces los gestos sutiles que haces para demostrar tu orgullo pasan desapercibidos y no notamos lo que nos quieren demostrar. Simplemente dilo con palabras: estoy orgullosa de ti.

Besalo como lo que realmente significa

Como esos novios adolescentes, como esas despedidas terribles que tenían esos días en que no querían separarse, como esos días en que se reconciliaron luego de una discusión fuerte. Un beso con amor y ternura no solo desconcierta, sino que refresca y recuerda ese sentimiento original que a veces se olvida.

Perdonarlo cuando se equivoca

Va a ocurrir más de lo que te gustaría. Por lo tanto no le perdones como costumbre, perdónale como un gesto de amor y compresión. Los hombres nos equivocamos mucho y nos avergüenza reconocerlo y pedir perdón. Perdonarlo le hará saber que aunque se equivoque, sigue siendo amado y así aprenderá a pedir perdón cuando falle.

Ámalo cuando haya tenido un mal día

Hay una relación directa entre un mal día en el trabajo y el mal carácter al llegar a casa. Más directa es la relación si no le gusta su trabajo; siempre llegará agobiado a casa. A los hombres les cuesta disociar ambas cosas. Ámalo aunque sea un pesado, pero ayúdale a que el trabajo se haga más liviano, aconsejalo, reza por él y apóyalo si tiene una nueva inciativa laboral.

Se agradecida cuando ayuda

Aunque no sean grandes cosas, cuando colaboramos en las cosas de la casa para muchos es un esfuerzo fuera de lo común y somos torpes en esas tareas, de hecho estropeamos muchas de las cosas que tratamos de hacer bien. Sé agradecida, aunque sea algo pequeño y tengas que ir tú después a hacerlo de nuevo, pero bien hecho.

Sé honesta

Él necesita que le digas lo que estás pensando cuando te lo pregunta. No respondas “nada”, sé honesta, pero conjuga el amor con la honestidad. Necesitamos saber lo que pasa por la cabeza de nuestras esposas. Suena como chiste, pero la mayoría del tiempo realmente no sabemos qué es lo que les pasa y no es por desatentos o por distraídos, es que simplemente no lo sabemos y necesitamos de su honestidad.

Reza por él a diario

El ingrediente secreto y la expresión de amor más profunda: serle fiel en la oración diaria por él. Lo mejor y más grande que puedes regalarle es a Dios. Presentarlo a diario en tu oración, tocará el corazón de Dios. Probablemente tu esposo no es un hombre de mucha oración y fe, pero ustedes dos son una sola carne; se para él un soporte espiritual.


Cuéntanos qué otras formas de demostrarle tu amor en lo doméstico has probado y te han resultado, seguro que tu testimonio de amor, fe y entrega para con tu esposo, será de mucha bendición para otros matrimonios y familias.

Es Chileno, misionero laico a tiempo completo, dedicado a la Evangelización de jóvenes. Charlista y escritor. www.sebacampos.com


Es Chileno, misionero laico a tiempo completo, dedicado a la Evangelización de jóvenes. Charlista y escritor. www.sebacampos.com

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados