Los goles que me perdí los vi a través de tus ojos. Analogía cristiana de un hincha apasionado



Un Dios que me habla directamente sin necesidad de los otros, es un Dios que no se ha hecho realmente cargo de la historia en su complejidad. En nuestra historia estamos todos recíprocamente vinculados de manera insoslayable. Todos unidos, como un gran cuerpo en un entramado y complejo mundo que avanza a través de las generaciones. Todos implicados en un gran árbol que se ramifica. Y un Dios grande, que para no complicarse la vida franquea esta unidad yendo más allá de su conjunto y vital organicidad, es paradójicamente un Dios lejano y débil; incapaz de hacer suyo lo mínimo. Por el contrario, no hay Dios más grande que aquel que se hace pequeño; aquel que se hace parte de nuestra historia y sus largas vicisitudes, asumiéndolas desde dentro hasta en sus más inesperadas banalidades. Ese tiene que ser Dios. El auténtico Dios del tiempo y del espacio. Ese que por lo mismo puede habitar lo máximo como lo mínimo, hacerse presente en la infinitud del cielo, como en el rostro de un niño, o en el germinar de una flor. Aquel Dios para el cual todo cuenta y todo es importante, en su ritmar trabajoso y paciente.



El artículo continua después de la publicidad:


Podemos afirmarlo con orgullo: la fe cristiana es por excelencia la fe mediada, o lo que es lo mismo, es la fe de la mediación. Me explico y así pasamos al punto que puede sugerir este video. Algunos piensan que depender de otros (mediadores) para llegar a Dios denota una especie de debilidad, o de impureza, como si la larga cadena de personas fuesen un obstáculo que trastoca el mensaje originario (algo así como el juego del teléfono malogrado).

«J. J. Rousseau lamentaba no poder ver a Dios personalmente: “¡Cuántos hombres entre Dios y yo!”. Sin embargo, el pensador suizo no podía estar más lejos de la verdad. Todo depende de cómo se lo mire: «Desde una concepción individualista y limitada del conocimiento, no se puede entender el sentido de la mediación, esa capacidad de participar en la visión del otro, ese saber compartido, que es el saber propio del amor. La fe es un don gratuito de Dios que exige la humildad y el valor de fiarse y confiarse, para poder ver el camino luminoso del encuentro entre Dios y los hombres, la historia de la salvación» (Lumen Fidei 14).


[]
1 Step 1

Recibe Catholic-Link en tu Email

Recibirás los mejores contenidos de la página junto con información sobre nuestras conferencias online.

Previous
Next

La fe cristiana es grande porque abraza a todos y de todos se enriquece. La única mediación en Cristo es formidable, porque asume la multiplicidad de las perspectivas como suyas sin cancelarlas. Y «como Cristo abraza en sí a todos los creyentes, que forman su cuerpo, el cristiano se comprende a sí mismo dentro de este cuerpo, en relación originaria con Cristo y con los hermanos en la fe». Salvando las distancias, es un poco como aquella hinchada que contempla el espectáculo de la historia de la salvación (el gran partido que se está jugando). Cabe precisar en esta línea que «la imagen del cuerpo no pretende reducir al creyente a una simple parte de un todo anónimo, a mera pieza de un gran engranaje, sino que subraya más bien la unión vital de Cristo con los creyentes y de todos los creyentes entre sí (cf. Rm 12,4-5). Los cristianos son “uno” (cf. Ga 3,28), sin perder su individualidad, y en el servicio a los demás cada uno alcanza hasta el fondo su propio ser» (Lumen Fidei 22).


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

Incluso aquellos que aún, por diversos motivos no pueden participar directamente de esa mirada del conjunto (como el hincha que debe conformarse con una mirada angosta), encuentran en el corazón de sus hermanos ese espejo (Ipad) que se vuelve reflejo del amor de Dios. A través de él aquellos pueden acceder a la visión general de estos, ya que es el testimonio encarnado y vital de este amor es manifestación real de Cristo. ¿Por qué se lleva a cabo este movimiento? Porque es el dinamismo intrínseco del amor mismo, es decir, «quien se ha abierto al amor de Dios, ha escuchado su voz y ha recibido su luz, no puede retener este don para sí. La fe, puesto que es escucha y visión, se transmite también como palabra y luz». Así «podemos entender la novedad que aporta la fe. El creyente es transformado por el Amor, al que se abre por la fe, y al abrirse a este Amor que se le ofrece, su existencia se dilata más allá de sí mismo». Cristiano es quien vive más y es más, a medida que vive para los demás. (Lumen fidei 37/21)

Buscando recapitular lo antes dicho, podemos afirmar con las imágenes del video que la palabra recibida (el don de poder contemplar el partido) «se convierte en respuesta, confesión y, de este modo, resuena para los otros, invitándolos a creer. San Pablo se refiere también a la luz: «Reflejamos la gloria del Señor y nos vamos transformando en su imagen» (2 Co 3,18). Es una luz que se refleja de rostro en rostro, como Moisés reflejaba la gloria de Dios después de haber hablado con Él:

«Dios ha brillado en nuestros corazones, para que resplandezca el conocimiento de la gloria de Dios reflejada en el rostro de Cristo” (2 Co 4,6). La luz de Cristo brilla como en un espejo en el rostro de los cristianos, y así se difunde y llega hasta nosotros, de modo que también nosotros podamos participar en esta visión y reflejar a otros su luz, igual que en la liturgia pascual la luz del cirio enciende otras muchas velas. La fe se transmite, por así decirlo, por contacto, de persona a persona, como una llama enciende otra llama. Los cristianos, en su pobreza, plantan una semilla tan fecunda, que se convierte en un gran árbol que es capaz de llenar el mundo de frutos» (Lumen Fidei 37).

Daniel Prieto

Es chileno y se prepara para ser sacerdote. Actualmente estudia teología en la universidad Gregoriana de Roma.


Daniel Prieto

Es chileno y se prepara para ser sacerdote. Actualmente estudia teología en la universidad Gregoriana de Roma.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados