Dios, ¿no estarás ya harto de mí? (comentario al Evangelio)



Lectura del santo Evangelio según san Lucas 13,1-9

«En ese momento se presentaron unas personas que comentaron a Jesús el caso de aquellos galileos, cuya sangre Pilato mezcló con la de las víctimas de sus sacrificios. El les respondió: “¿Creen ustedes que esos galileos sufrieron todo esto porque eran más pecadores que los demás? Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera. ¿O creen que las dieciocho personas que murieron cuando se desplomó la torre de Siloé, eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera”.  Les dijo también esta parábola: “Un hombre tenía una higuera plantada en su viña. Fue a buscar frutos y no los encontró. Dijo entonces al viñador: ‘Hace tres años que vengo a buscar frutos en esta higuera y no los encuentro. Córtala, ¿para qué malgastar la tierra?’.  Pero él respondió: ‘Señor, déjala todavía este año; yo removeré la tierra alrededor de ella y la abonaré. Puede ser que así dé frutos en adelante. Si no, la cortarás’».


El artículo continua después de la publicidad:



Este es uno de aquellos pasajes del Evangelio que no se ajusta a la imagen de Jesús que muchas veces pretende vender un cristianismo hecho a la medida. La Palabra de Dios es fuerte y, como dice la misma Escritura, «es viva, enérgica y más incisiva que espada de dos filos, y penetra hasta ahí donde se divide el alma del espíritu… capaz de discernir los pensamientos e intuiciones del corazón» (Heb 4,12). En este pasaje el Señor Jesús nos habla fuerte. ¿Por qué?


[]
1 Step 1

Recibe Catholic-Link en tu Email

Recibirás los mejores contenidos de la página junto con información sobre nuestras conferencias online.

Previous
Next

Dios no quiere nunca la muerte del pecador sino que se convierta, que corrija el rumbo. Y eso es precisamente lo que Jesús demuestra con su incansable y perseverante llamado a la conversión. Detrás de esas palabras duras y aparentemente intransigentes, está el mismo Corazón del Hijo de Dios, lleno de amor y misericordia, que dio su vida por nosotros para reconciliarnos.


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

La referencia a los galileos cuya sangre fue mezclada con la de los sacrificios o a aquellos infortunados que murieron aplastados por una torre, nos deja una lección muy clara. Jesús nos enseña que aquel accidente o la muerte de los galileos, no es una suerte de “castigo” porque fueran más o menos pecadores que el resto. Dios no castiga a nadie. La advertencia de Jesús —«Si ustedes no se convierten, todos perecerán de la misma manera»— parece ir a un nivel distinto. La muerte, entendida como el fin de la existencia en esta tierra, es algo inevitable y propio de nuestra condición. Si bien lo más incierto es el día y la hora en que moriremos, lo más cierto es que definitivamente moriremos. Independientemente incluso de si nos convertimos o no, todos moriremos. Jesús, por tanto, debe estar refiriéndose a otro tipo de muerte.

Sus palabras nos invitan a considerar la muerte definitiva, que no significa el dejar de existir sino el existir alejados para siempre de Aquel que es la fuente de la vida. Cuando Cristo nos dice que Él es la vida verdadera y que aquel que crea en Él no morirá (ver Jn 11,25), ciertamente no promete la inmortalidad en esta tierra. Promete la vida eterna que es participación de la comunión divina de amor. Esa es la vida verdadera. La urgencia está en que ese destino eterno nos lo jugamos en el tiempo del que disponemos aquí en este mundo.


ceder

Comparte esta imagen en las redes sociales.


Al pensar en estas cosas se evidencia el “poder” inmenso de nuestra libertad. Nuestras opciones en esta vida tienen repercusiones eternas. ¡Qué responsabilidad! Tal vez por eso sea que Jesús es tan radical y nos habla tan fuerte cuando nos invita a la conversión. Quizá nos quiere despertar del letargo en el que muchas veces caemos; quiere avivar nuestro sentido espiritual para que percibamos la realidad como es y desenmascaremos los rostros de la ilusión y la mentira; quiere que estemos siempre en el camino del bien. Podemos tener tropiezos y momentáneos extravíos, pero lo importante es siempre volver al buen camino.

La consideración del tiempo es muy importante en relación a nuestro proceso de conversión. ¿En qué sentido? En primer lugar, y tal vez es lo más evidente, en que es algo que no podemos posponer indefinidamente. Si no sabemos el día ni la hora en la que nuestra existencia terrena terminará, ¿arriesgaremos nuestro destino eterno? La conversión, por otro lado, es un proceso que comienza y se asienta en una decisión firme y radical pero que continúa y continuará a lo largo de toda nuestra vida. No es, pues, algo inmediato. Requiere de una decisión firme que debe ser renovada constantemente. El tiempo, en este sentido, es más bien una prueba a nuestra perseverancia. Y ahí tenemos mucho que aprender, sobre todo cuando cierta mentalidad nos viene acostumbrando a pedir siempre resultados y logros inmediatos y a medirlo todo bajo esos parámetros.

Dios es infinitamente paciente con nosotros. Él nunca nos “cortará” como a la higuera pues su paciencia es tan grande como su amor. En el fondo somos nosotros mismos los que, con nuestras opciones, podríamos hacernos merecedores de esa muerte definitiva si se nos cumple el tiempo en la tierra y no estamos preparados. Dios nos da todo lo necesario, está siempre a nuestro lado, y lo único que nos pide es que no cejemos en nuestro esfuerzo por “remover la tierra” y “abonar” el terreno.

Cada uno sabe, si es honesto y auténtico consigo mismo, cuáles son esos “territorios” que aún no ha rendido al Señor, cuáles esos puntos que aún no está dispuesto a “ceder”. Pues ahí es precisamente donde debe llegar la Palabra enérgica y viva de Jesús:  ¡conviértete! La perseverancia en las pequeñas cosas, la constancia en la vida de oración, acudir con humildad a los canales de gracia que Jesús nos ha dejando en la Iglesia para alimentarnos y fortalecernos interiormente, son algunas de las cosas que nos ayudan en esta carrera de perseverancia.

Como decíamos, Jesús nos habla fuerte este Domingo. No endurezcamos el corazón. No hay nada que temer, pues lo único que Él quiere es darnos la vida que vino a traer. Permitamos que sus palabras nos remezan interiormente, que nos despierten si es el caso, que nos renueven y alienten en el combate espiritual.


El autor de esta reflexión es el teólogo Ignacio Blanco, quien con mucha generosidad ha aceptado participar en Catholic-Link enviándonos esta Lectio para nuestra oración dominical. Ignacio publica sus reflexiones dominicales en el portal Mi vida en Xto, que ofrece recursos diarios para la oración personal.

P. Juan José Paniagua

El Padre Juan José es peruano y sacerdote hace dos años. Actualmente vive en Costa Rica y participa en varios proyectos apostólicos, especialmente con jóvenes.


P. Juan José Paniagua

El Padre Juan José es peruano y sacerdote hace dos años. Actualmente vive en Costa Rica y participa en varios proyectos apostólicos, especialmente con jóvenes.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados