¿Cómo reaccionarías si te digo que eres hermosa? (Experimento social)

“Hay que armonizar la belleza con la bondad y la santidad de vida para que resplandezca en el mundo el rostro luminoso de Dios bueno” (Juan Pablo II).



Una estudiante de colegio decide realizar un trabajo experimental que consiste en fotografiar a diferentes personas. El asombro para los estas personas llega cuando ella les dice que son hermosas. Esto en algunos genera alegría y sorpresa, en otros incredulidad y hasta enojo.

Los invitamos a ver el siguiente video y pensar sobre que reflexiones podemos sacar de él, pero antes queremos decirles que estas líneas no pretenden ser un tratado filosófico y exhaustivo acerca de lo que puede definirse como “bello”, sino que son simplemente herramientas que nos puede llevar a profundizar en el tema y una invitación a mirar las realidad desde una perspectiva diferente.


El artículo continua después de la publicidad:


La belleza siempre estuvo ligada a la armonía y a la simetría. En la antigüedad se la definía como proporción entre las partes. Un diccionario hoy en día la define como: Armonía física o artística que genera placer o admiración”. Si continuamos buscando nos damos cuenta que la palabra “estética” proviene del griego áisthesis que significa sensibilidad (término ligado a la percepción de la belleza), y de “estética” deriva “esteticismo” que se refiere a la primacía de la búsqueda de la belleza en la realidad. No conforme con tanta terminología quise saber qué entienden los demás por “belleza” y recurrí a la ayuda de las redes sociales. “¿Qué es la belleza?, ¿cómo describirías a alguien como hermoso/a?”, fueron las preguntas que realicé a mis amigos de Facebook, a quienes agradezco su colaboración al aportar simpleza y espontaneidad en sus respuestas.

Al reflexionar sobre cada una de ellas y compararlas, encontré que todos coincidían en estos puntos: la belleza es aquello que atrae por los sentidos, que moviliza de un modo especial por la novedad que genera, que responde a parámetros o construcciones sociales y/o culturales. Es aquello que da ganas que perdure para siempre, es lo que más se acerca o responde a nuestros ideales y genera deseos de experimentarla… Pensando en estas respuestas mi primera reacción fue la de preguntarme si la belleza está en las cosas objetivas o es relativa a quien la experimenta, pues lo que para algunos es bello, puede no serlo para otros. Un ejemplo de esto es la música clásica. Ésta puede causar el mayor deleite en algunos, y el mayor aburrimiento en otros, pero más allá de su problema de objetividad, la belleza genera una sensación de bienestar y felicidad, no produce rechazo sino aceptación.

Otra definición de la belleza que pude notar en las respuestas (y aquí es donde quisiera ahondar un poco más porque de esto nos habla el video), es que ésta es independiente a toda época y cultura. Se trata de la belleza como experiencia que debe ser descubierta, que debe ser conocida para ser apreciada. Aquí coincidimos con Santo Tomás de Aquino para quien la percepción de la belleza es una especie de conocimiento. Una de las personas respondió que puede haber belleza en quien quizás a primera vista no genera interés pero, “lo ves bello porque lo amas y porque lo conoces”, y esto me hizo pensar en Dios, en cómo nos mira y en si nosotros nos miramos como sus hijos. ¿Nos aceptamos tal cual somos?, ¿nos vemos bellos?, ¿nos sentimos amados por Dios, por aquel que nos creó?


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

Te propongo que reflexiones sobre estas preguntas y las respondas con sinceridad. Sea cual sea tu respuesta, sabemos que el Señor es experto en cambiar percepciones, en hacer nuevas todas las cosas, en afinar nuestras miradas para mostrarnos esa belleza que se oculta a simple vista. Belleza que está en donde antes quizás no la veíamos, porque generalmente se esconde en los pequeños detalles, en lo más simple y cotidiano. Creo que esa belleza, la interior, es lo que de verdad enamora hasta al más superficial de la tierra, porque es esa la belleza que no se corrompe.

«En cambio, vístanse con la belleza interior, la que no se desvanece, la belleza de un espíritu tierno y sereno, que es tan precioso a los ojos de Dios» (1 Pedro 3, 4-6).

Con todas estas reflexiones, y como despedida, te propongo algo: cuando puedas anda al Santísimo, trata de olvidarte de todo y tomando real consciencia de dónde estás y frente a Quien estás, vuelve a preguntarte: ¿me siento amada por Dios?, ¿lo amo?, ¿cómo me ve Dios?, ¿me siento hermoso al saberme su hijo? Te aseguro que te vas a sorprender con las respuestas 🙂


Para terminar les dejamos un último pensamiento. Si les gusta la imagen recuerden que en http://biblioteca.catholic-link.com publicamos todos nuestros diseños en una super calidad para que se los bajen y los puedan usar libremente.

http://biblioteca.catholic-link.com/post/130133242918/descubre-la-luz-en-los-demás

Ailín Fessler

Ailín es argentina y es licenciada en relaciones internacionales por la Universidad del Salvador de Buenos Aires. En sus tiempos libres dicta clases particulares de Alemán, Ruso, Japonés y Vietnamita. Mentira, solo Alemán 😉


Ailín Fessler

Ailín es argentina y es licenciada en relaciones internacionales por la Universidad del Salvador de Buenos Aires. En sus tiempos libres dicta clases particulares de Alemán, Ruso, Japonés y Vietnamita. Mentira, solo Alemán ;)

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados