¿Por qué Jesús quiso bautizarse? (comentario al Evangelio)



Evangelio según san Lucas 3,15-16.21-22

«En aquel tiempo, el pueblo estaba a la expectativa, y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos: «Yo les bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él les bautizará con Espíritu Santo y fuego». Un día, cuando se bautizaba mucha gente, Jesús también se bautizó. Y, mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre Él en forma de paloma, y vino una voz del cielo: «Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto».


El artículo continua después de la publicidad:

«Un día, cuando se bautizaba mucha gente, Jesús también se bautizó». Con esta frase tan sencilla nos narra el evangelista Lucas el acontecimiento del Bautismo de Jesús cuya fiesta celebramos este Domingo. Un hecho que probablemente pasó desapercibido para muchos de los que estaban recibiendo el bautismo de conversión de manos de Juan y que, sin embargo, transformó ese gesto ritual en una realidad totalmente nueva y radicalmente distinta. Juan, el primo de Jesús, fue consciente de ello. Sabía que Jesús era “mas fuerte que él” y que administraría el bautismo con fuego y Espíritu Santo, que llevaría a plenitud lo que él realizaba como figura.

Jesús quiso participar del bautismo que impartía Juan como uno más entre la multitud. ¿Por qué hace esto Jesús? ¿Por qué Jesús quiso bautizarse? Desde los primeros siglos de la historia cristiana, la Iglesia ha dado respuesta a esta pregunta desde distintos y complementarios ángulos. Ciertamente Jesús no necesitaba ser purificado de pecado alguno. Y, sin embargo, se hace bautizar por Juan. San Ambrosio de Milán redondea una respuesta y explica: «Fue bautizado el Señor no para purificarse sino para purificar las aguas, a fin de que, purificadas por la carne de Jesucristo, que no conoció el pecado, tuviesen la fuerza para bautizar a los demás». Otros padres y autores explican cómo el Bautismo de Jesús lleva a su plenitud una serie de hechos de la historia del pueblo de Israel (el paso del Mar Rojo, el diluvio universal por ejemplo) que precisamente anunciaban la llegada de ese momento definitivo en el que Dios salvaría a la humanidad no ya del faraón y sus ejércitos sino de la plaga más terrible de todas, de la mayor de las rupturas, de su peor enemigo: del pecado.


[]
1 Step 1

Recibe Catholic-Link en tu Email

Recibirás los mejores contenidos de la página junto con información sobre nuestras conferencias online.

Previous
Next

Como cristianos formamos parte del devenir histórico de ese Cuerpo que nace de las aguas del Bautismo. El Papa Francisco lo describe como el eslabón de una cadena que nos une con todos los cristianos que han sido sumergidos en las aguas del Bautismo y han renacido a la vida nueva en Cristo: «En este Cuerpo, en este pueblo en camino, se transmite de generación en generación la fe de la Iglesia. Es la fe de María, nuestra Madre, la fe de San José, de San Pedro, de San Andrés, de San Juan, la fe de los Apóstoles y de los mártires, que llegó hasta nosotros, a través del Bautismo». ¡Qué hermosa y profunda realidad! Como bautizados somo parte de esa cadena initerrumpida de transmisión de la fe. Ante ello nos podemos una pregunta concreta: ¿Mi vida cotidiana es reflejo coherente de esa fe que he recibido en mi Bautismo? ¿Qué puedo hacer para ser cada día un poquito más coherente que el anterior?


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

Siempre descubriremos en nuestra conciencia y en nuestro actuar faltas y pecados que nos alejan del Señor, que nos hacen indignos del nombre de cristianos. No es motivo para desanimarse ni para profundizar las rupturas. El Señor Jesús, al ponerse en la “fila” para recibir el bautismo de Juan nos da una gran lección en este sentido. Él realmente se ha hecho uno más entre nosotros.  Aquél que no necesita conversión se pone en fila junto con los pecadores (con cada uno de nosotros que sí la necesitamos). Se pone —podríamos decir— de nuestra parte. «Jesús quiere ponerse del lado de los pecadores haciéndose solidario con ellos, expresando la cercanía de Dios. Jesús se muestra solidario con nosotros, con nuestra dificultad para convertirnos, para dejar nuestros egoísmos, para desprendernos de nuestros pecados, para decirnos que si le aceptamos en nuetra vida, Él es capaz de levantarnos de nuevo. Jesús se sumergió realmente en nuestra condición humana, la vivió hasta el fondo, salvo en el pecado, y es capaz de comprender su debilidad y fragilidad» (Benedicto XVI). ¡Qué bendición podernos experimentar comprendidos por Alguien justamente cuando nos descubrimos débiles y frágiles!

Esta fiesta del Señor Jesús es, pues, una celebración de esperanza para todos los que somos pecadores y reconocemos la ruptura y la tentación en nuestra vida. Tenemos esperanza porque Cristo, que se ha hecho uno de nosotros, camina a nuestro lado y nos vivifica. Cuando nos descubramos siendo incoherentes, cuando experimentemos la fuerza del pecado, cuando nos sintamos vulnerables, cuando nos falten las fuerzas, miremos a nuestro alrededor: somos parte de un Cuerpo del que Cristo es la Cabeza. No estamos solos. Profesamos la misma fe que María y los Apóstoles. Jesús nos sostiene y nos fortalece, nos levanta si caemos, nos da aliento si desfallecemos. En verdad Él es nuestro Salvador y su Rostro nos manifiesta la infinita misericordia y amor que Dios nos tiene.

http://biblioteca.catholic-link.com/post/130090029863/lo-que-sucede-en-el-bautismo-benedicto-xvi


El autor de esta reflexión es el teólogo Ignacio Blanco, quien con mucha generosidad ha aceptado participar en Catholic-Link enviándonos esta Lectio para nuestra oración dominical. Ignacio publica sus reflexiones dominicales en el portal Mi vida en Xto, que ofrece recursos diarios para la oración personal.

P. Juan José Paniagua

El Padre Juan José es peruano y sacerdote hace dos años. Actualmente vive en Costa Rica y participa en varios proyectos apostólicos, especialmente con jóvenes.


P. Juan José Paniagua

El Padre Juan José es peruano y sacerdote hace dos años. Actualmente vive en Costa Rica y participa en varios proyectos apostólicos, especialmente con jóvenes.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados