Seminaristas rompen récord de visitas con su rap sobre la santidad

“Hagan lío y organícenlo bien –exhortó el Santo Padre–. Un lío que nos dé un corazón libre, un lío que nos dé solidaridad, un lío que nos dé esperanza". Papa Francisco



El Papa Francisco nos ha invitado muchísimas veces a hacer lío y estos jóvenes seminaristas se lo tomaron bastante en serio. Ellos nos cantan un pegajoso rap mientras recorren las calles de New York. Uno podría pensar que la letra va a tratar de la violencia, la injusticia, los placeres o las dificultades de la vida; lugares comunes de este tipo de música, pero ellos utilizan el rap para decirnos que todos podemos ser santos.

Como dice la canción: «¿quién dice que no podemos ser santos?» La santidad es una llamada de Dios para todos, porque Él nos invita a participar de su misma naturaleza. Cristo nos dice esto de manera muy clara: «Sean perfectos, como es perfecto su Padre Celestial» (Mateo 5, 48). Cada uno de nosotros puede ser santo porque Dios es Santo.


El artículo continua después de la publicidad:



Uno podría pensar que esto es muy difícil. Dios es extraordinariamente santo y nosotros extraordinariamente comunes. Además, en las iglesias vemos las estatuas de los santos que hicieron muchísimos milagros, amaron en situaciones muy difíciles o murieron defendiendo la fe. En cambio a cualquiera de nosotros nos cuesta lavar los platos en la noche o cumplir con los deberes del trabajo y el estudio. Viéndolo así, la santidad se pone bastante cuesta arriba. Pero lo que nos plantea este video es que la santidad no pasa por las acciones extraordinarias, sino por el amor que ponemos en las acciones ordinarias. Cada uno desde su lugar, desde las pequeñas cosas que hace, puede ser santo.

Romano Guardini en su libro: «El santo en nuestro mundo»nos muestra cómo vivir este amor en las cosas cotidianas:


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

«La mayor parte de los hombres tienen siempre mudo el corazón, y lo cotidiano lo tapa todo con su estrépito. ¿Qué es entonces el amor? Esto exactamente: hacer lo que ahora es justo, porque ello cumple la voluntad de Dios. Y hacerlo, como quiere ser cumplido el amor, con pureza y de buena gana».

La realidad del pecado también nos puede hacer retroceder en nuestro deseo de santidad. «¿Cómo voy a ser santo yo si soy tan pecador?», nuestros cantantes nos responden claramente: «el santo es un pecador que nunca se rinde». La vida del hombre siempre va a estar acompañada por el pecado. Esto no nos puede detener en nuestra búsqueda, porque Dios, con su misericordia, «es el Padre que acoge a todos, y sale personalmente al encuentro de cada uno». Papa Francisco, Homilía durante el inicio del Año Santo de la Misericordia.

Para finalizar, tomémonos un tiempo para meditar en algunas preguntas:

¿Qué actividades cotidianas me ayudan a ser santo? ¿Qué puedo hacer para que cuando las realice me acuerde de hacerlas por amor y ofrecerlas a Dios? ¿Qué cosas me impiden ser santo en lo cotidiano?

Uno de los actos cotidianos para crecer en santidad, por el que puedes empezar, consiste en que compartas este video 😉

Juan Andrés Zenteno

Juan Andrés es chileno tiene 25 años y escribe desde Argentina donde vive desde hace un tiempo. Es laico consagrado y estudia historia.


Juan Andrés Zenteno

Juan Andrés es chileno tiene 25 años y escribe desde Argentina donde vive desde hace un tiempo. Es laico consagrado y estudia historia.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados