10 Prácticas que le abren las puertas de tu hogar al demonio



Es común en nuestros días considerar al demonio como un personaje inexistente, alguien casi mitológico y sin importancia en nuestras vidas. Es como un cuento de horror creado para asustar a los más pequeños y en fechas como hoy es tratado como un objeto de diversión. No nos dejemos engañar, el demonio sí existe y una de sus mayores victorias es habernos adormecido y hacernos creer lo contrario.

A esta generación y a muchas otras se les ha hecho creer que el diablo era un mito, una figura, una idea, la idea del mal ¡pero el diablo existe y nosotros debemos combatir contra él! ¡Lo dice San Pablo, no lo digo yo! ¡Lo dice la Palabra de Dios!”  (SS. Francisco, Homilía en Santa Marta el 30 de octubre de 2014).


El artículo continua después de la publicidad:

El relativismo nos hace creer que todo lo que del diablo se dice es un juego y que no existe un ser malvado que puede meterse en nuestros hogares e intentar destruirnos. Es así que sin darnos cuenta, realizamos prácticas que le abren las puertas de par en par. ¡Prestemos atención y alejémonos de ellas lo más pronto posible! ¡No seamos ingenuos!, el demonio es inteligente, conoce nuestras debilidades y sabrá como usarlas en nuestra contra si lo dejamos.

El diablo aprovecha estos espacios y nos engaña, nos hace creer cuentos fantásticos para finalmente ingresar en nuestras vidas y en nuestro espíritu.  Por eso hoy te queremos advertir de algunas de estas prácticas más comunes:

1. Consulta de Adivinos y brujos.

glass-ball-928785_1280


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

© Pixabay.com

En nuestra cultura latinoamericana es común consultar adivinos y brujos. El motivo: tener una certeza de lo que está por venir. Un nuevo trabajo, una pareja, la sanación de alguien e incluso, buscar hacer daño. La mayoría de las personas que dicen ser adivinos y brujos son unos meros charlatanes que se aprovechan de la gente para ganar dinero.


2. Los curanderos.

shaman-431960_1280

© Pixabay.com

El curanderismo tiene su base en algunas prácticas de las culturas autóctonas de nuestros pueblos indígenas. Es un sincretismo mezclado con medicina naturista. Muchas veces dentro de estas curaciones se ingresa a rituales que tienen que ver con la manipulación y el contacto con el mundo sobrenatural.


3. La superstición.

cat-979019_1280

© Pixabay.com

Vivir pendiente de lo que dice el horóscopo, no pasar debajo de una escalera, encontrase con un gato negro… ¡y un sin fin de supersticiones que la tradición popular nos ha heredado! Éstas nos llevan a poner nuestra fe a un lado y a necesitar de elementos tangibles para sentirnos seguros de lo que estamos haciendo. De este modo empezamos a confiar en prácticas que abren canales para la acción demoníaca y nos alejan de la confianza en Dios.


4. La Ouija.

10216743544_72381c9faf_k

© Gabriel Molina/Flickr

Este juego, bastante conocido, consiste en poner las manos sobre una pequeña plataforma que se desplaza lentamente sobre un tablero movida por alguna fuerza misteriosa. El tablero está inscrito con números y las letras del alfabeto. Los jugadores esperan respuesta a sus preguntas según las letras sobre las que se mueva la plataforma. La “diversión” está en la curiosidad y el misterio de comunicarse con algún espíritu que revela secretos y, cuanto más parezca “funcionar”, más la ouija (y el espíritu detrás de ella) atrae y ata hasta convertirse en una obsesión. Muchas veces esta práctica se inicia con intención de contactar a un ser querido que ya no está.


5. La lectura del Tarot o de las manos.

tarot-991041_1280

© Pixabay.com

Existe un sinnúmero de tipos del cartas del tarot, así como expertos en su lectura y adivinación. Esta práctica también tiene que ver con el porvenir. Es de esta manera que el demonio va haciendo uso de quien lee y frecuenta estas lecturas para manipular su mente y su vida.


6. Rituales, magia blanca y maleficios.

ball-88468_1280

© Pixabay.com

Existen muchos libros, incluso artistas y personalidades famosas que difunden rituales o prácticas de la llamada magia blanca que promete una vida llena de éxito y prosperidad. Mucha gente cae en estos cuentos y por imitación empieza a practicar y jugar con este mundo oculto. Una de ellas es la wicca: práctica neopagana muy difundida en estos días.


7. Consulta de médiums e invocaciones a los muertos.

candles-195109_1280

© Pixabay.com

Consultamos a médiums y participamos en prácticas de invocación espiritual para entrar en contacto con seres queridos que ya no son parte de este mundo. Y eso es definitivo, ya no son parte de este mundo. El demonio se aprovecha de nuestro deseo de querer tener a estas personas cerca y como es inteligente nos hace creer que nos hablan. No es tu ser querido el que responde, lo más probable es que sea, o charlatanería de parte del que se hace pasar de médium, o un demonio que está jugando contigo.


8. Realizar prácticas exorcistas.

4363039453_4a2daf38cb_o

© Radio Saigón/Flickr

Las prácticas exorcistas solo las puede realizar un sacerdote preparado par este fin. Cualquier tipo de practicas en este sentido pone en un riesgo muy grande a todo aquel que participe.


9. El Horóscopo y la carta astral.

astrology-993127_1280

© Pixabay.com

El deseo del hombre por conocer el porvenir puede convertirse en una obsesión. Algo que puede comenzar como un juego inocente para saciar una curiosidad abre las puertas a otras realidades cada vez más potentes. Todo esto nace de la falta de fe en Dios y es el demonio quien se aprovecha: usa nuestras debilidades para entrar en casa con un acto “inocente” y “por curiosidad”. Esto poco a poco irá menguando tu fe y llevándola hacia el otro camino.


10. Reiki.

wellness-285590_640

© Pixabay.com

El Reiki reduce a Dios a una energía que se puede canalizar, es decir, ya no es una persona sino  un algo con lo que podemos sintonizar. Muchas personas creen en la bondad de estas prácticas en cuanto a sanación, pero es necesario el discernimiento para preguntarnos el porqué las realizamos. No se trata de que los católicos rechacemos todo lo desconocido del mundo sobrenatural, sino que conocemos el orden que este lleva y los medios por los cuales llegar a Dios. No podemos caer en la ingenuidad y en la  falta de sentido crítico que nos lleven a ser incoherentes con nuestra fe y además poner nuestra vida en peligro siendo tomada por quién más nos detesta: el demonio.


“Nos ayudaría mucho preguntarnos ¿creo o no creo? ¿creo un poco sí y un poco no?, ¿soy un poco mundano y un poco creyente? Sin fe no se puede ir adelante, no se puede defender la salvación de Jesús”. Papa Francisco.

Silvana Ramos

Silvana tiene 38 años, es ingeniera y trabajó muchos años en una empresa de innovación. Hace 5 años fue mamá por primera vez y hace 3 años renunció a la ingeniería para dedicarse a sus hijos. Hoy es mamá de 3. El matrimonio y la familia se han convertido en su verdadera vocación.


Silvana Ramos

Silvana tiene 38 años, es ingeniera y trabajó muchos años en una empresa de innovación. Hace 5 años fue mamá por primera vez y hace 3 años renunció a la ingeniería para dedicarse a sus hijos. Hoy es mamá de 3. El matrimonio y la familia se han convertido en su verdadera vocación.
Imagen:

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados