¿Es normal tener miedos? Te lo explicamos con esta sencilla animación



Tengo miedo ¿Es bueno o malo? ¿Lo combato o lo asumo? ¿Cuál es la postura cristiana ante esta “experiencia” tan humana? El video de hoy nos deja entrever o intuir algo, pero no lo suficiente. Por eso “es menester distinguir”.

A nivel psicológico el miedo está vinculado a la percepción de un peligro que creemos real y puede manifestarse en relación a cosas particulares (fobias), o ser extendido hasta la perdida total de control (pánico). También puede tratarse de una agudo sufrimiento interior (ansiedad), o pierde su rostro definido y se prolonga, invadiendo profundamente el ánimo de la persona (angustia). Estas experiencias por supuesto no son buenas para el hombre, pues le llenan el corazón de desconfianza, lo encierran en sí mismo, y así le impiden abrirse con libertad a Dios y a sus hermanos.


El artículo continua después de la publicidad:

En el mundo occidental se está produciendo una extraña paradoja en relación al miedo: por un lado la tecnología y el desarrollo han permitido un bienestar y una “seguridad” sin precedentes; las posibilidades de diagnosticar y curar las enfermedades, de prolongar la vida, de proteger lugares, de resolver toda clases de problemas o dificultades, son enormes; sin embargo la proliferación de la desconfianza, del miedo, de la ansiedad, ha aumentado de manera desproporcionada ¿Por qué se da este fenómeno?


[]
1 Step 1

Recibe Catholic-Link en tu Email

Recibirás los mejores contenidos de la página junto con información sobre nuestras conferencias online.

Previous
Next

Fears from Nata Metlukh on Vimeo.


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

Parece ser que a las nuevas generaciones mientras más se las “resguarda”, se las “engríe”, se las “aburguesa” a través de estas nuevas comodidades tecnológicas, menos son capaces de madurar. Esto porque en el fondo se les priva de tener que enfrentar la vida en su radicalidad y dureza, y aprender así de los porrazos necesarios. Además la vida comienza a parecerles un juego, pues se les enseña a dominarlo todo, a tener todo a disposición y de manera rápida, todo fácil, todo al alcance de la mano, con un “click”, todo bajo control. Entonces las incertezas futuras, los compromisos a largo plazo (o por toda la vida), los mensajes que piden una espera paciente y prolongada, y las tantas realidades misteriosas e irresolvibles de la vida, se vuelven insoportables. Los jóvenes se angustian cuando se enfrentan a esos límites a los que no están acostumbrados y ante los cuales no saben qué hacer, porque no se les dejó crecer al ritmo natural de las etapas de la vida.

Han surgido por este motivo (entre tantos otros) una serie de enfermedades que, como epidemias, están afectando especialmente a los grupos más jóvenes: depresión, acedia, stress, sin sentido de la vida, suicidios, etc… Detrás de todas ellas, se pueden ver esos fantasmas del miedo: miedo ante el futuro incierto, ante el fracaso, ante el dolor, ante el descontrol, ante la soledad. Por su supuesto, los medios de comunicación no ayudan mucho en la tarea de combatir estos fantasmas; más bien empeoran la situación. En sus noticias, siguiendo las corrientes que promueve “don dinero” (y de los potentes que le sirven) para vender más, muestran solo el lado dramático de la vida, y exagerando apocalípticamente el peligro inminente de una serie de enfermedades, invitan a comprar miles de medicinas; o a través del peligro de las guerras y del terrorismo, nos convences de que es necesario armarse hasta los dientes y llenar toda la casa de alarmas; o ante los posibles accidentes y fracasos, es fundamental adquirir los más variados tipos de seguros. El hombre queda así postrado ante una cultura del miedo y de la desconfianza. ¿Cómo se defiende muchas veces ante ella?

Sin amor es imposible que surja esa necesaria esperanza que nos permite afrontar las vicisitudes de la vida, porque el amor constituye la sustancia sobre la cual se construye dicha fe (confianza) y de la cual surge tal esperanza.

Por un lado se busca relativizar y quitarle el peso a aquello que nos atemoriza, no enfrentándolo con madurez, más bien caricaturizando todo en un modo infantil. Se ridiculizan las muertes, las enfermedades, las crisis, los problemas y accidentes. De todos se hace un “meme” y así se les banaliza, haciéndoles perder su poder.

Por otro lado también el consumismo se ha convertido en una especie de paliativo del miedo, pues la acumulación de bienes nos da la falsa experiencia de dominio, de seguridad ante el futuro, de satisfacer ese vacío que intranquiliza. A su vez, esta empresa tiene sus días contados, y acabará, tarde o temprano, por agravar la situación de quien la emprende. ¿Cómo actuar entonces para superar este miedo que paraliza y aliena la existencia?

El individualismo materialista que nos lleva a confiar solo en nuestras fuerzas y en aquello que podemos poseer o construir, crea en realidad sujetos autónomos, tristes y frágiles, incapaces de confiar y correr el riesgo de abrir su corazón a los demás, condición fundamental del amor. Sin amor es imposible que surja esa necesaria esperanza que nos permite afrontar las vicisitudes de la vida y de sus límites (el sufrimiento, el mal, la muerte, etc). El amor constituye la sustancia sobre la cual se construye dicha fe (confianza) y de la cual surge la esperanza que nos permiten abrazar la vida en su radicalidad con plenitud. Dios es amor. Dios nos amó primero, ésta es la piedra angular para vencer el temor.

El amor no es algo que se puede comprar, poseer, contruir, controlar o medir a través de “likes”. Exige por el contrario paciencia, confianza, gratuidad, apertura, sacrificio. Por eso el miedo construye una muralla contra la potencia del amor y la fe. Jesús reprende a sus discípulos cuando –por temor– dudan (en la tormenta, o a Pedro cuando desconfía mientras camina sobre las aguas). ¿Por dónde empezar? Empecemos a amar más a Dios y en especial a nuestros hermanos que son el rostro visible de Cristo, y dejémonos amar por ellos. No busquemos las efímeras compensaciones materiales y la insana independencia que producen solo soledad y desierto, incrementando el temor. El amor puede y nos hará libres. Abramos nuestro corazón al encuentro y a la amistad. Ya lo decía el mismísimo San Juan:

No hay temor en el amor; sino que el amor perfecto expulsa el temor, porque el temor mira el castigo; quien teme no ha llegado a la plenitud en el amor. Nosotros amemos, porque él nos amó primero. Si alguno dice: «Amo a Dios», y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve. Y hemos recibido de él este mandamiento: quien ama a Dios, ame también a su hermano.1 Jn 4, 18-20

Daniel Prieto

Es chileno y se prepara para ser sacerdote. Actualmente estudia teología en la universidad Gregoriana de Roma.


Daniel Prieto

Es chileno y se prepara para ser sacerdote. Actualmente estudia teología en la universidad Gregoriana de Roma.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados