3 consejos muy útiles para salir del desierto en la vida espiritual



El desierto es un  lugar árido e inhóspito. No hay nada, ni lo más elemental. Allí se sufre todo tipo de incomodidades: la sed y el calor, las inclemencias del tiempo, los cambios bruscos de temperatura, las molestias de la arena, las privaciones y carencias materiales; no ya de las cosas fútiles, sino también incluso de las más necesarias. El desierto es un paraje solitario y silencioso. Es lo opuesto al ruido y a la algarabía, al consumismo, a la vida fácil y placentera de nuestras ciudades modernas. Es para gente austera y templada.

Por eso, la realidad física del desierto puede ser como un símbolo de la vida espiritual: es el lugar del desprendimiento de todo lo superfluo; una invitación a la austeridad y al retorno a lo esencial. Es allí en donde el hombre experimenta su fragilidad y sus propias limitaciones; el lugar de la prueba y de la purificación. Pero también el escenario más apropiado para una búsqueda renovada y madura de nuestro encuentro personal con Dios en la oración, en el silencio del alma y en la sencillez de lo esencial.


El artículo continua después de la publicidad:

En el rumor, en la confusión, esto no se puede hacer; se escuchan solo las voces superficiales. En cambio, en el desierto, podemos bajar en profundidad, donde se juega verdaderamente nuestro destino, la vida o la muerte.Papa Francisco

D. José Luis González

José Luis es diácono de la diócesis de Guadalajara, México. Es uno de los fundadores del proyecto Con + gracia y un comprometido apóstol a través de los medios de comunicación.


D. José Luis González

José Luis es diácono de la diócesis de Guadalajara, México. Es uno de los fundadores del proyecto Con + gracia y un comprometido apóstol a través de los medios de comunicación.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados