Película apostólica recomendada: “Los increíbles” (2004)



Los increíbles es una película animada que gira en torno a la vida de una familia en la que todos sus miembros tienen poderes de superhéroes. Es una de esas pocas producciones animadas que tiene la inusual capacidad de alcanzar con su historia a un rango enorme de edades, incluidos los adultos. Más allá de la genialidad de la técnica con la que fue hecha —es particularmente difícil en la animación representar a personas— resalta también la historia, que encierra acción, comedia, suspenso y ternura para hablarnos de una familia que, como toda familia —tenga o no poderes especiales— atraviesa dificultades y retos.

Los problemas, en este caso, no solo vienen por parte de una hija adolescente o un pequeño rebelde, sino de la dificultad del papá —Mr. Incredible o, como se llama su alter ego, Bob— para aceptar una vida en un mundo donde los superhéroes son temidos y, por lo tanto, obligados a llevar una vida ordinaria y anónima muy lejos de su pasado glorioso.


El artículo continua después de la publicidad:

Comprensible deseo de un superhéroe que se dedicaba al bien y gozaba de gran popularidad, que se ve en el presente trabajando en un anodino trabajo de oficina, sentado  en un cubículo donde apenas cabe. No es el único de la familia con dificultades para acostumbrarse a una vida ordinaria, y su esposa —Helen, también conocida como Elastigirl— como toda buena madre sufrirá para mantener unida la familia.


[]
1 Step 1

Recibe Catholic-Link en tu Email

Recibirás los mejores contenidos de la página junto con información sobre nuestras conferencias online.

Previous
Next

Como sucede en ocasiones los dones que uno posee y no los utiliza pueden terminar al final actuando contra uno mismo. Algo similar le ocurre a Bob, donde la necesidad de valoración y sed de aventura lo llevan a volverse ciego a lo más valioso que tiene delante, su familia, y a buscar el sentido de su vida en el uso de sus poderes especiales. Ello lo llevará no solo a ponerse en las manos de su peor enemigo, sino también a poner en juego la vida de toda su familia. «Lo siento —le dirá finalmente a Helen en un momento de desesperación—. He sido un mal padre, ciego a lo que tengo. Estaba tan obsesionado por ser infravalorado, que los infravaloré a todos ustedes».


Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:

Lo grandioso de la película está precisamente en que al final nos damos cuenta de que no son increíbles por ser superhéroes, o por tener grandes poderes, sino por el precioso don de una familia unida.

Precisamente, en el momento de más oscuridad, obtendrá la fuerza necesaria del amor de su familia. Su esposa, su gran baluarte, le dirá: «Si vamos a lograr que esto funcione, tendrás que ser mucho más que Mr. Incredible». ¿No es acaso cierto para todos? ¿No necesita a veces la familia, toda familia, un esfuerzo real de superhéroes, no en el sentido de que se posean dones espectaculares, sino un profundo compromiso de entrega y amor por incluso más heroico?

Lo grandioso de Los increíbles está precisamente en que al final de la película nos damos cuenta de que no son increíbles por ser superhéroes, o por tener grandes poderes, sino por el precioso don de una familia unida y que se sostiene gracias al compromiso de todos y cada uno. «Estaba tan enredado en el pasado… pero ustedes son mi más grande aventura, y casi me la pierdo», reconoce Bob, señalando que la aventura no está en el tener grandes capacidades, sino en vivir las exigencias del amor sencillo y cotidiano de una familia unida.

Que la familia sea lo central en esta película lo reconoce el mismo Director, Brad Bird: «Para mí la parte interesante nunca fue la parte del superhéroe. Fue mucho más la dinámica de la familia». Felizmente, a diferencia de tantas otras películas de Hollywood, nos presenta una familia que realmente lucha por mantenerse unida, donde lo central no es la apariencia ni lo exterior, ni los éxitos personales o materiales, sino el vínculo profundo de amor que los une y por el cual cada uno lucha como un auténtico superhéroe.

Kenneth Pierce

Kenneth Pierce tiene 35 años y estudió teología en Lima. Es autor de los libros El Cuarto de los regalos y La Escalera Espiritual de San Pedro


Kenneth Pierce

Kenneth Pierce tiene 35 años y estudió teología en Lima. Es autor de los libros El Cuarto de los regalos y La Escalera Espiritual de San Pedro

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados