Un increíble experimento que te permitirá ver cómo será tu relación en unos años



Cuando conocí al que hoy es mi esposo y padre de mis tres hijos, no hubo conexión alguna. No fue amor a primera vista (ni a segunda, ni a tercera). Lo nuestro fue lento. Fue un proceso que se fue forjando casi sin que ninguno se diera cuenta. 8 años más tarde llevamos ya 5 años de casados y 3 niños a cuestas. El tiempo pasó sin pensarlo y en estos cortos 5 años hemos vivido mucho y hemos cambiado mucho más.

Cuando Francisco y yo decidimos casarnos, creo que nunca pensé en el futuro. Nunca lo he hecho (hasta que fui madre). Sin embargo tenía la certeza que con él quería estar lo que mi vida en esta tierra durara. Y creo que puedo decir que él sentía lo mismo.


El artículo continua después de la publicidad:

Síguenos en Facebook:

El video que hoy les presentamos “100 años de belleza envejeciendo”, producido por Field Day, n+os da un vistazo rápido y casualmente profundo de lo que es el matrimonio para toda la vida. Muestra una experiencia preciosa que de alguna manera todos los que tienen el matrimonio a la vista deberían realizar: ¿Cómo será toda la vida al lado de alguien que apostó y decidió amarnos hasta su último aliento? El experimento de ver cómo es que vamos a ir cambiando físicamente, afecta irremediablemente nuestro pensamiento y nuestro sentir. No es que sólo nuestro cuerpo cambiará y ya no seremos los jóvenes apuestos que alguna vez lo fuimos (si es que lo fuimos). Significa sentir e imaginar cómo es que, además de nuestros cuerpos, todo nuestro ser irá cambiando. Nuestros sueños, nuestras prioridades, nuestras costumbres irán modificándose con el paso de los años y se irán convirtiendo en una nueva cultura de familia que nuestros hijos heredarán.



[]
1 Step 1

Recibe Catholic-Link en tu Email

Recibirás los mejores contenidos de la página junto con información sobre nuestras conferencias online.

Previous
Next



Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:


Viendo el video la emoción que muestra ella, que la conmueve tanto, viene por reconocer lo efímero, lo temporal de esta vida e imaginar todo lo que vivirán juntos: Los hijos adolescentes y el miedo de ser padres en el mundo de hoy; los efectos de las costumbres y manías en nuestra piel. Recordar a nuestros abuelos viendo sus huellas en nuestras arrugas y en la sabiduría que sólo los años nos irán dando.

Y aún así con el cuerpo deteriorado ver la belleza en ese otro, que apostó su vida para vivirla a tu lado pase lo que pase. Las palabras que dice él al final : “Tú me has hecho una mejor persona” resume de una manera genial lo que el matrimonio es; un camino de santidad en que paso a paso, uno al lado del otro, nos vamos formando y forjando y de alguna manera volviéndonos mejores por el efecto de la acción del uno con el otro.

Y aún así con el cuerpo deteriorado ver la belleza en ese otro, que apostó su vida para vivirla a tu lado pase lo que pase.

Definitivamente yo no hice un ejercicio así, ni siquiera se me hubiera ocurrido. Sin embargo, creo que hoy más que nunca es fundamental pensar en ese futuro juntos y vivir de alguna manera la imagen de lo que podrá ser. De cómo efectivamente vamos a ir cambiando pero la decisión de amar para toda la vida debe mantenerse intacta, renovándose cada día y reconociendo a quién y por quién hemos apostado construir un futuro juntos.

Muchos nos casamos contaminados por ese pensamiento que dice que “nada es para siempre” y que si algo falla existe una salida de escape. Es como que nos han entrenado para entrar a jugar, sabiendo que ya hemos perdido. Y efectivamente, nos convertimos en perdedores con este pensamiento.

La familia está en la cima de todos los niveles de satisfacción entre los jóvenes; pero, por miedo a equivocarse, muchos no quieren ni siquiera pensar en ello; aunque sean cristianos no piensan en el matrimonio sacramental, signo único e irrepetible de la alianza, que se convierte en testimonio de la fe. Quizás este miedo a fallar es el obstáculo más grande para acoger la palabra de Cristo, que promete su gracia a la unión conyugal y a la familia.Papa Francisco

No hay nada más hermoso que descubrir una vida juntos, maravillarse con el otro y su apuesta incondicional por amarnos y por amar para siempre.

Si estas de novio o novia a punto de casarse o si ya te casaste y de pronto te has distraído, realiza este ejercicio: mirarse nuevamente a los ojos e imaginar cómo irán pasando esos años y todo lo que Dios les tiene preparado en ese camino de santidad juntos que se llama matrimonio.

Los cristianos, cuando se casan ‘en el Señor’, vienen transformados en un signo eficaz del amor de Dios. Los cristianos no se desposan solo para sí mismos: se esposan en el Señor en favor de toda la comunidad, de toda la sociedad.Papa Francisco

Silvana Ramos

Silvana tiene 38 años, es ingeniera y trabajó muchos años en una empresa de innovación. Hace 5 años fue mamá por primera vez y hace 3 años renunció a la ingeniería para dedicarse a sus hijos. Hoy es mamá de 3. El matrimonio y la familia se han convertido en su verdadera vocación.


Silvana Ramos

Silvana tiene 38 años, es ingeniera y trabajó muchos años en una empresa de innovación. Hace 5 años fue mamá por primera vez y hace 3 años renunció a la ingeniería para dedicarse a sus hijos. Hoy es mamá de 3. El matrimonio y la familia se han convertido en su verdadera vocación.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados