La confesión explicada paso a paso en una creativa animación



Una de las prácticas más recomendadas en este tiempo de cuaresma consiste en acudir al sacramento de la confesión o reconciliación. Este didáctico video que hace parte de una serie del VCAT (video catechism), nos recuerda la bendición que significa poder recibir (siempre que lo necesitemos), el perdón y la misericordia de Dios. Si lo trasladamos a la experiencia humana, entender la naturaleza de este sacramento es tan difícil como perdonar incontables veces a la misma persona que nos ofende; incluso repitiendo las mismas faltas. Humanamente esto sería imposible. Pero para Dios no lo es. Esta es una de las mayores riquezas de la confesión: el perdón sin límites y con la única condición de estar verdaderamente arrepentidos y querer cooperar con la gracia que Dios nos regala.

Dios en medio de su infinita bondad sabe que los seres humanos necesitamos de signos sensibles para poder experimentar de manera concreta las realidades invisibles. Nadie se siente perdonado si al pedir disculpas recibe a cambio el silencio de su agresor; necesita un gesto, una palabra, un signo de perdón. Este signo sensible del perdón de Dios se hace concreto en las palabras del sacerdote en el momento de la absolución. Dios realmente nos perdona, borra de nuestro corazón la herida de pecados reales, de faltas conscientes y vergonzosas; pues su misericordia es capaz de restablecer nuestros corazones y devolvernos un espíritu nuevo, renovado en su gracia, en amistad y cercanía con Él.


El artículo continua después de la publicidad:

¿Por qué no valorar entonces el gran regalo de este sacramento? ¿Por qué privarnos del impulso de gracia que nos otorga el recibirlo solo por vergüenza o miedo? Ya nos decía un santo: El demonio te quita la vergüenza al pecar y te la devuelve aumentada al confesarte. No permitamos que la vergüenza o el miedo nos mantengan alejados de la bondad de Dios un Padre Bueno que nos espera en el confesionario con el mismo abrazo con el que abrazó al Hijo pródigo. Acudamos a su encuentro y pidámosle que sane las heridas de nuestro corazón y que nos mantenga cada día más unidos a él.

Recordemos las palabras del Papa Francisco: “Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón”.

Astrid Duque

Es colombiana y laica consagrada de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación. Estudia pedagogía en Filosofía y Religión. Actualmente vive en Santiago de Chile.


Astrid Duque

Es colombiana y laica consagrada de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación. Estudia pedagogía en Filosofía y Religión. Actualmente vive en Santiago de Chile.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados