El don de la paternidad visto con los ojos de mamá

El bien más preciado de una familia se representa en la sintonía entre marido y mujer, lo que supone estimar la sensibilidad educativa del otro.

anteojos mama

Captura de video

Al ver este video la risa es un efecto inevitable. Seguramente todas las mamás nos hemos sentido identificadas con esta historia de dos papás que se quedan solos con los niños y no tienen idea de cómo enfrentar un fin de semana sin sus esposas. Así que deciden pedir dos pares de anteojos que hacen ver la realidad como una mamá. Y todo les sale de maravilla. Claro, en el día a día la mamá resuelve problemas logísticos de todo tipo, algo que muchos papás no tienen ni idea. Pero más allá de lo gracioso del video, ¿los padres saben cuál su verdadero papel en la vida de los hijos?

Una alianza educativa entre padres

Ya hemos hablado en otro post sobre la complementariedad entre el hombre y la mujer en temas de matrimonio. Sin embargo, esta diferencia que se nutre mutuamente se extiende en temas de crianza. Sí, hoy en día, gracias a que la mujer ha vuelto al mercado laboral y tiene menos tiempo para estar con los chicos, a veces los roles de papá y mamá se intercambian. En otros casos, desafortunadamente, la importancia del padre se desvalora y menosprecia. Ese también ha sido el “magnífico” efecto del feminismo radical que no ha hecho más que traer tristeza en los hogares al faltar una figura tan importante y hacerles creer a los mismos padres que no son imprescindibles y que son inferiores frente a todo lo que hace una mamá. Así, millones de mujeres se han quedado solas como único sostén económico y moral de la familia, y millones de chicos han crecido sin esta figura, creando vacíos afectivos que se ven reflejados hoy, por ejemplo, en las altas tasas de divorcios e incapacidad para mantener un compromiso por el simple hecho de, inconscientemente, no sentirse dignos de ser amados.

Pues a todos los papás les tengo una noticia: es recontra urgente, de vida o muerte, que redescubran y reivindiquen los efectos más que positivos que tienen ustedes en la vida de sus hijos. No importa si son torpes cambiando pañales o cocinando. Ese (lo siento por las mamás que lo piensan así) no es su rol principal. Su papel de autoridad no hay quien lo reemplace, ni siquiera la madre. No permitan que las ideologías que buscan romper hogares los desplacen. Su lugar está al lado de las madres, no en contra de ellas. Su rol de contención y de serenidad debe complementar la emocionalidad y entrega absoluta de la mamá. Y para explicarlo mejor, me remito a las palabras de Osvaldo Poli, en su libro “Corazón de padre”

Pero volver a valorar el modo de educar de los hombres no busca incentivar la competencia entre marido y mujer ni tiene su origen en oscuros deseos de revancha. Al contrario, el redescubrimiento de los efectos positivos de la educación paterna alimenta la estima recíproca y favorece una fecunda alianza educativa entre los padres. El bien más preciado de una familia se representa de hecho en la sintonía entre marido y mujer, lo que supone estimar la sensibilidad educativa del otro cónyuge. Es decir, que se puedan encontrar y considerar como buenas, deseables y útiles las respectivas diferencias de sensibilidad.

Por eso, las mujeres debemos ver en los padres un gran apoyo para educar, además de súper necesario. Digan lo que digan, no es posible hacer a la perfección papel de madre y padre al mismo tiempo. La naturaleza es sabia y su Creador más al hacer que un niño provenga de un hombre y de una mujer. Hagámosle caso. “Un estilo educativo que no se inspire en ambos códigos, materno y paterno, está destinado a tener graves repercusiones en la formación educativa de los hijos y afectará de manera irremediable a la propia fecundidad del diálogo en la pareja”, dice Poli.

Algunos roles de los papás

Para explicar todo lo que un padre hace en la vida de un hijo y de cómo depende de aquél la felicidad futura de éste, podemos escribir un millón de posts, por lo que debemos profundizar en este por nuestra cuenta y por el bien de nuestra familia. Sin embargo, los dejamos con unas cuantas ideas para reflexionar y conversar entre ustedes sobre qué hace diferente una educación de papá de la de mamá; y por qué ambos estilos se complementan. Los apuntes son basados en el libro mencionado para una mejor explicación:

1. El padre es más directo y franco en el diálogo con los hijos y sobre los hijos. El padre “dora menos la píldora” que la mamá porque tiene una valoración más realista de la situación. La mamá, normalmente, trata de justificar al hijo más y pensar que es mejor de lo que demuestra. Los padres tienen menos problemas de reconocer los defectos de sus hijos.

2. El padre tiene menos miedo de decir : “¡Arréglatelas!”. Si un hijo nos pide agua, lo más probable es que la mamá se la sirva. El papá diría: “Ahí está la jarra, sírvetela tú”. Lo cual no es algo descortés sino que le enseña a los hijos a valerse por si mismos. Esto es porque los padres están menos dispuestos a rebajar los obstáculos.

3. El padre tiene menos miedo de pedir a los hijos respeto a sus exigencias. Las mamás nos sentimos más “mártires”. Los padres saben hacer respetar sus necesidades.

4. El padre trata al hijo como capaz de entender y de pedir lo que necesita. El típico ejemplo de la chaqueta: la mamá no sale de la casa sin algo que abrigar al niño “por si acaso” y, seguramente, se lo pondrá así el niño no tenga frío. El papá le preguntará al hijo si tiene frío antes de ponérsela. Por eso, el padre ayuda al niño a asumir sus responsabilidades, los sitúa frente a la realidad.

5. Desde el punto de vista afectivo, el hombre debe ser el héroe de sus hijos, ser su líder, enseñarles perseverancia, humildad, los protege, es práctico y firme. Además, también les enseña a conocer a Dios.

6. En el caso de las hijas, el padre es quien les enseña cómo debe ser el hombre con quien se deben casar, quien les enseña a luchar y las protege. Cuando una hija tiene un papá que la ama, es más difícil que crea merecer menos en una relación de pareja.

Seguramente muchas mamás respondan a este post diciendo que ellas son padre y madre y que lo hacen o lo han hecho bastante bien. No lo dudamos. Sin embargo, no podemos quitarle al padre su rol único e irrepetible. Y él es el primero que debe fundamentarlo con el ejemplo y la entrega, primero en su relación como esposo y luego en su rol de padre.

Giuliana es comunicadora social y máster en Matrimonio y Familia. Es mamá de una niña y un niño. Hace 4 años que tiene el blog La Mamá Oca que busca orientar a los padres en la crianza de niños felices basándose en la educación en virtudes.

@lamamaoca

Educando seres humanos felices


Giuliana es comunicadora social y máster en Matrimonio y Familia. Es mamá de una niña y un niño. Hace 4 años que tiene el blog La Mamá Oca que busca orientar a los padres en la crianza de niños felices basándose en la educación en virtudes.

@lamamaoca

Educando seres humanos felices

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados