El hombre encarcelado más libre del mundo

La libertad basada en la verdad y la esperanza, siempre nos conduce al verdadero bien

libre

Captura de video

Este video me recuerda una película que, cuando la vi por primera vez, me impresionó profundamente: The Shawshank Redemption (1994), una de mis favoritas. Por eso quisiera empezar este post con una frase que me gustó mucho y que va muy bien con el tema: “Hay lugares en el mundo que no están hechos de piedra, hay algo adentro que no pueden tocar: la esperanza”

El video nos trae una historia parecida, la de Ricky Jackson. Su condena por asesinato en 1975 se basó en el testimonio de un niño de 12 años de edad, quien fue obligado a mentir en el juicio para inculparlo de un crimen que no había cometido. Jackson estuvo en la cárcel durante 39 años. Él ahora tiene 59, ha estado en prisión desde los 18.

Al ver este video no pude evitar emocionarme profundamente y cuestionarme mucho acerca de la libertad y la esperanza. Con solo verle la cara a este hombre agradecí a Dios el inmenso don que nos hizo al crearnos libres; no porque nosotros no estemos en la cárcel, sino porque aun estando encerrados o esclavizados siempre podemos ser libres y tener esperanza.

La felicidad de ser libre que refleja Ricky Jackson no es una cosa de momento, solo por el hecho de salir de la cárcel. Creo que él aprendió a ser libre en su interior. La cárcel lo forjó como ser humano y le enseñó a tomar las decisiones correctas, a mantener su dignidad, a luchar por lo que es justo y verdadero, y aunque encerrado ─y rodeado de personas que quizás no fueran muy buenas─ pudo mantener intacta su humanidad. Y es que nadie puede dañar lo más interior, lo más profundo del ser humano, donde se encuentran la libertad y la esperanza. Ningún muro de piedra logró encadenar su espíritu. Lo demuestran sus palabras: “No solo porque estás en prisión tienes que ser prisionero. Tienes que ser un hombre, tienes que controlarte sin importar las circunstancias e ir hacia adelante”.

La libertad no quiere decir gozar de la vida, considerarse totalmente autónomo, sino orientarse según la medida de la verdad y del bien, para llegar a ser, de esta manera, nosotros mismos, verdaderos y buenos.Benedicto XVI, Homilía del 21 de agosto de 2005

Esto no quiere decir que Ricky Jackson no cometió errores o que nunca se sintió solo o angustiado en su cautiverio, imagino que fue así, pero las circunstancias en las que vivió lo ayudaron a centrar su vida en lo que realmente importa, y le otorgaron esa sabiduría sencilla aprendida en el dolor que manifiestan sus declaraciones.

Por otro lado, me conmueve la alegría que experimenta por el encuentro con las personas, muchas que quizá no conoce lo suficiente pero que sabe se alegran por él. ¡Cuán importante es para el ser humano saberse amado, saber que su vida importa para los demás y que no ha sido dejada en el olvido!

Finalmente, la vida de este hombre nos da una gran lección de perdón y reconciliación. ¡Qué grande que es esto! ¡Perdonar a aquel niño que lo condenó a una cadena perpetua! Realmente la nobleza del ser humano no tiene límites. Es increíble ver lo grande que es nuestra humanidad creada a imagen y semejanza de Dios.

Y pensar que cualquiera de nosotros podría ser Ricky Jackson….

Luisa Restrepo

Es laica consagrada de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación. Estudió comunicación social. Es colombiana pero actualmente vive en Lima, donde se encarga de proyectos apostólicos para jóvenes.

@luisarestrepop

Editora en español @catholiclink_es


Luisa Restrepo

Es laica consagrada de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación. Estudió comunicación social. Es colombiana pero actualmente vive en Lima, donde se encarga de proyectos apostólicos para jóvenes.

@luisarestrepop

Editora en español @catholiclink_es

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados