No hay hombre más hombre y más guapo que mi hijo sacerdote

Es bueno recordar que los hijos nos han sido encomendados por Dios y son eso: una encomienda y un regalo a la vez



Mi esposo y yo tenemos 3 hijos. Los tres aún son muy pequeños. El segundo es hombre y al parecer tiene una simpatía especial. Cuando lo ven por la calle me dicen, frecuentemente, frases como esta: “Qué lindo niño. Cuando sea grande seguro traerá a las chicas como locas”. Varias veces he sonreído y me animado a responder: Ojalá Dios lo quiera y sea sacerdote”

No pocas veces he recibido una mirada escandalizada o una palabra de reproche ante semejante deseo. ¿Cómo podría desear tal cosa?. Tengo la sensación de que si digo que quisiera que fuera ingeniero o que simplemente traiga a las chicas como locas la reacción sería distinta…


El artículo continua después de la publicidad:

En muchos lugares el tener se ha convertido en un indicador de éxito y valor. Y al parecer los hijos forman parte de este tener. Tengo dinero, tengo dos autos, una casa, un puesto importante… tengo hijos. Olvidamos que nuestros hijos son una hermosa misión y simplemente los empezamos a tratar como una más de nuestras pertenencias, proyectando en ellos un futuro ya dirigido, planificado y muchas veces ni siquiera consultado, un futuro que de pronto nos “asegure” el éxito a nosotros los padres.



Publicidad:


El artículo continua después de la publicidad:


Los hijos no son nuestros. Creo que en algún momento me he repetido esta frase varias veces y estoy segura que me hará falta repetírmela varias más durante la vida. Es algo duro y difícil de aceptar tanto para las madres como para los padres. Ellos son fruto de nuestro amor y los hemos cargado en vientre y en el corazón. La unión y el amor que tenemos con nuestros hijos son muy profundos. Dejarlos ir y aceptar que no son nuestros en cierta manera puede ser difícil.

Pero es bueno recordar que los hijos nos han sido encomendados por Dios y son eso: una encomienda y un regalo a la vez. Es nuestra misión, nuestro deber y privilegio formar estos niños para que logren ser hombres y mujeres buenos y felices. Pero no solo es eso, como católicos nuestra misión además es formarlos en la fe, en el amor a Dios. Y es aquí donde quiero ahondar.

Dios nos hizo y somos suyos. Somos suyos no en sentido simple de posesión que expuse líneas arriba. Sino en el sentido de ser suyos, cuidados de cerca de una forma especial y diferente para cada uno. Creados para el amor, para ser felices. Nos tiene un plan especial para cada uno. Y nos dio la libertad para elegir seguir ese plan.

Como padres y primeros formadores de la fe de nuestros hijos es importante que estemos abiertos a recibir esa misión que Dios tiene para nosotros y que Dios también tiene para nuestros hijos. La relación que ellos formen con El será única y personal así como es la nuestra. Y qué hermoso debe ser para un padre ver los frutos de esa semilla de fe que fuimos sembrando en el corazón de nuestros hijos a través de un llamado vocacional. Para que este llamado sea escuchado, es muy importante criar a nuestros hijos en un ambiente de libertad, de virtud, de entrega, de generosidad.

La vocación religiosa es un llamado muy hermoso. Es un don de Dios que se recibe en la fe y es cultivada en la oración. Dios llama a quién El elige. Creo firmemente que como padres podemos colaborar mucho ayudando a nuestros hijos a discernir en un ambiente de absoluta libertad, su vocación y que ellos puedan responder a ese llamado.

Si como padre quiero lo mejor para mi hijo, que esa definición de lo mejor no esté limitada simplemente a que tenga las mejores cosas, los mejores juguetes, que vaya al mejor colegio, a la mejor universidad. Lo mejor para mis hijos es que sean felices y esa felicidad incluye y depende de la respuesta que den al llamado que Dios les hace a cumplir su plan.

Si quiero lo mejor para mi hijo no es ilógico que como madre católica desee que Dios llame a alguno de mis hijos para que lo sirva desde cerca. Para que ayude a los más necesitados, para que consuele a los afligidos, para que lleve la fe a los que no la tienen o la han perdido. ¡Qué regalo más grande debe ser tener un hijo religioso y ser testigo de esa unión tan cercana con Dios, tan exclusiva, tan feliz!.

Ver a estos seminaristas tan felices, siendo hombres bien formados, inteligentes, atractivos para la humanidad, llenos de valores me llena de entusiasmo. No puedo evitar el deseo de ver una entrega y felicidad tal en mi hijo.

“Estad abiertos a las vocaciones que surjan entre vosotros. Orad para que, como señal de su amor especial, el Señor se digne llamar a uno o más miembros de vuestras familias a servirle. Vivid vuestra fe con una alegría y un fervor que sean capaces de alentar dichas vocaciones. Sed generosos cuando vuestro hijo o vuestra hija, vuestro hermano o vuestra hermana decida seguir a Cristo por este camino especial. Dejad que su vocación vaya creciendo y fortaleciéndose. Prestad todo vuestro apoyo a una elección hecha con libertad.” San Juan Pablo II, Nagasaki, Japón, 25.II.1981.

Y así resumo que el deseo de los padres debe ser la felicidad de sus hijos, ayudarlos a discernir libremente, generosamente y apoyarlos en esa decisión sin miedo, confiados en que van a cumplir el plan de Dios; ya sea la vocación al matrimonio o la vocación a una vida consagrada a Dios.


Los dejo con un par de videos sobre la vocación religiosa que nos pueden ayudar a ilustrar mejor el tema:

Silvana Ramos

Silvana tiene 38 años, es ingeniera y trabajó muchos años en una empresa de innovación. Hace 5 años fue mamá por primera vez y hace 3 años renunció a la ingeniería para dedicarse a sus hijos. Hoy es mamá de 3. El matrimonio y la familia se han convertido en su verdadera vocación.


Silvana Ramos

Silvana tiene 38 años, es ingeniera y trabajó muchos años en una empresa de innovación. Hace 5 años fue mamá por primera vez y hace 3 años renunció a la ingeniería para dedicarse a sus hijos. Hoy es mamá de 3. El matrimonio y la familia se han convertido en su verdadera vocación.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados