Consejos de un sacerdote a sí mismo: “Querido yo a los 18 años”

“Toda vocación, no obstante la pluralidad de los caminos, requiere siempre un éxodo de sí mismos para centrar la propia existencia en Cristo y en su Evangelio" Papa Francisco

Este sencillo pero profundo video de la Secretaria de Comunicació Bisbat de Mallorca nos plantea con ingenio una cuestión fundamental para nuestras vidas, a saber, cómo proyectar -ante una llamada vocacional- una mirada esperanzada hacia el futuro. Especialmente ante un futuro que se presenta casi siempre tan incierto en medio de los vaivenes de nuestra historia personal y colectiva; y que nos provoca en no pocos casos una paralizante inseguridad. Ante esto, la mirada de seguridad, confianza y frescura que nos regalan estos sacerdotes nos sirve como un valioso, estable y concreto punto de apoyo para lanzarnos y arriesgar en esa línea. O en otras palabras, estos sacerdotes españoles, jugando con un hipotético mensaje dirigido a ellos mismos en el pasado, nos alientan a confiar en el Señor, y nos invitan a lanzarnos con parresía hacia la meta, como el apóstol Pablo, olvidando lo que dejamos atrás, superando nuestros miedos, para alcanzar el premio al que Dios nos llama desde lo alto en Cristo Jesús (Fil 3, 13-14). Porque nos aseguran que en el futuro, si confiamos y somos fieles, descubriremos como ellos que vale la pena seguir al Señor.


Querido "Yo" a los 18 años

Querido “Yo” a los 18 años


Mirá, si vos no lo seguís sos libre, pero mirá la tristeza que provocás en el corazón del Señor y la tristeza que provocás en tantos corazones que no van a poder solucionar su problema porque le va a faltar un sacerdote. A los llamados les diría que se animen, que no sean tontos, el Señor cuando agarra de la mano nunca deja solo.

Papa Francisco

De esta manera el mensaje de estos sacerdotes no se pierde ni queda truncado ante la infranqueable barrera del tiempo (que no retrocede ni concede prerrogativa alguna), sino que lo supera para albergarse en el corazón de cada joven timorato que al escuchar hoy la llamada del Señor se pregunta, como lo hicieron también ellos a sus 18 años: ¿Seré feliz a tú lado, Señor? ¿Seré capaz de responder al Plan de amor que me tienes preparado… pues mira que no sé expresarme, que soy un muchacho (Cf. Jer 1,6)?


Querido "Yo" a los 18 años

Querido “Yo” a los 18 años


La respuesta ante estas preguntas y tantas otras es afirmativa. A demostrarlo están justamente estos valientes hombres de Dios, que ponen sus vidas como garante y desde ellas nos afirman: “Si pudieras verte en unos años más, una vez que la vida y sus vicisitudes te habrán forjado en el amor del Señor, como se forja el oro en el fuego del crisol, verías cuan feliz y realizado llegarás a ser, y entonces no desistirías ante los temores y las incertidumbres que ahora te acongojan ante una empresa tan grande y maravillosa como esta. Pues por más grandes que sean los riesgos y las dificultades, o por más embravecidas que se pongan las olas de tu vida, podrás experimentar y ver en esa mirada futura (esa que ves en nosotros), que existe un amor más grande que el universo entero, un amor al cual los mares y vientos obedecen (Mt 8,27), un amor por el cual vale la pena entregarlo todo para poder entregárselo todo a los hombres, porque es un Amor que tiene palabras de vida eterna (Jn 6,68)”. Entonces dejándonos amar por esta profunda mirada de misericordia, nos alzaremos, en silencio, y lo seguiremos (Mt 9,9-13).

Les propongo un texto de apoyo: la vocación del Papa Francisco

Daniel Prieto

Es chileno y se prepara para ser sacerdote. Actualmente estudia teología en la universidad Gregoriana de Roma.


Daniel Prieto

Es chileno y se prepara para ser sacerdote. Actualmente estudia teología en la universidad Gregoriana de Roma.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados