Querer sanar para amar mejor. El pecado repercute también en la familia.

Crystalina Evert nos da testimonio de lo que significó para ella pasar por el proceso de sanación del mejor médico, nuestro Dios. Un proceso largo y desafiante que la llevó a salvar su matrimonio y su familia.

Seamos honestos, ¿quién de nosotros no ha sentido alguna vez resentimiento? Una persona vino, nos hizo daño y se fue (o peor aún, no se fue sino que sigue en nuestras vidas, vive con nosotros ¡es familia! ¡Eres tú mismo!). En este video, Crystalina Evert nos da testimonio de lo que significó para ella pasar por el proceso de sanación del mejor médico, nuestro Dios. Un proceso largo, desafiante y hasta doloroso porque nos insta a abrir los ojos, a ya no ignorar nuestra realidad, a dejar de anestesiarnos por la rutina – esa misma de la cual nos quejamos y que, sin embargo, usamos como excusa para no encarar lo que hay en nuestro corazón.

Es este mismo adormecimiento social el que nos facilita ir almacenando dolor y resentimiento sin siquiera darnos cuenta, pequeñas cosas que se van apilando y que se van convirtiendo en heridas dolorosamente abiertas. Por supuesto, este apilamiento no puede ser eterno, esas mismas heridas que por cobardía decidimos ignorar, con el tiempo nos traicionan descaradamente y se hacen visibles, amargamente omnipresentes en nuestra vida, lo invaden todo: son heridas que destilan solamente enojo y desamor.

Es en ese momento que nos tenemos que preguntar: ¿Cómo nos hemos permitido llegar hasta ahí? ¿Por qué se nos hace difícil entender o simplemente perdonar a los demás, incluso a nosotros mismos? ¿Es que acaso desconocemos el amor de nuestro Dios? Ese amor que nos perdona cada vez que regresamos a Él arrepentidos. Ese Dios que nos enseña a orar diciendo: Perdona nuestras ofensas COMO TAMBIÉN nosotros perdonamos a los que nos ofenden (Mt.6,12). ¿Cómo podemos ir a confesarnos teniendo rencor, guardando resentimientos? Recordemos que la misericordia de Dios no puede penetrar en nuestro corazón si no hemos sabido perdonar a nuestros enemigos, a ejemplo y con la ayuda de Cristo (Catecismo, 2862).

El corazón que se ofrece al Espíritu Santo cambia la herida en compasión y purifica la memoria transformando la ofensa en intercesión (Catecismo 2843)

¿Sentir dolor después de la ofensa? Por supuesto, ¡es natural! La palabra clave es dolor, no rencor. El dolor sólo lo podrá curar ése quien es El Amor. No está en nuestra mano no sentir ya la ofensa y olvidarla; pero el corazón que se ofrece al Espíritu Santo cambia la herida en compasión y purifica la memoria transformando la ofensa en intercesión (Catecismo 2843). En efecto, en nosotros está tener la mínima decencia de entregarle a nuestro Señor nuestra intención de perdonar. Algo tan simple y honesto como decir: “Aunque ahora siento que no puedo perdonar, por amor a Ti, quiero perdonar” es todo lo que Dios necesita para actuar. Fue esto precisamente, lo que Crystalina hizo. Fue al Santísimo, estuvo en adoración y dejó en ese altar toda su carga. Así es como nuestro Dios, con ese verdadero amor de Padre, nos toma de la mano con paciencia, nos fortalece para que confrontemos nuestras miserias, nos muestra por fin aquello que está mal y lo cura…para siempre.

Sólo aquel que ha conocido el verdadero perdón de Dios, será capaz de perdonar

Igualmente, si las heridas fueron ocasionadas por nosotros mismos, tengamos presente una de las promesas de la Divina Misericordia: “Ningún alma que ha invocado Mi misericordia ha quedado decepcionada ni ha sentido confusión. Me complazco particularmente en el alma que confía en Mi bondad” (Diario, 1541). Ahora pues, si contamos con un Dios que nos ama y se deleita en compartir con nosotros Su misericordia, y más aún, nos espera para perdonarnos por medio de la confesión y nos da Su propio corazón en la Eucaristía, ¿Cómo se entiende un católico que guarde rencor? ¿Que llene su vida con resentimiento? Sólo aquel que ha conocido el verdadero perdón de Dios, será capaz de perdonar. Y tú, ¿todavía guardas resentimientos? ¿Te has dado cuenta de lo que significa la confesión y todo lo que implica? ¿Hace cuánto que te has ido a confesar?

Dinámica:
En grupos se pueden discutir las preguntas formuladas arriba. y otra: Si el perdón es la cumbre de la oración cristiana ¿somos cristianos consecuentes con nuestra fe?

Solange Paredes

Solange es peruana, tiene 28 años, vive en Londres y actualmente prepara su tesis de doctorado sobre Cancer Immunotherapy en la University College of London (UCL).


Solange Paredes

Solange es peruana, tiene 28 años, vive en Londres y actualmente prepara su tesis de doctorado sobre Cancer Immunotherapy en la University College of London (UCL).

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados