El poder y la responsabilidad de ser Papá (¡Feliz día del Padre!)

Qué importante es que un padre tome conciencia del valor que tiene para su familia

Catholic-link.com – Es cierto sentido, puede ser viable visualizar el regreso a casa de un “Hijo”, cuando éste ha estado lejos de la casa del Padre, y ha malgastado “su hacienda”. El Señor la hace posible con la Parábola del Hijo Pródigo (ver Lucas 15, 11-32). Se nos hace sencillo identificarnos con ese hijo, en las veces que nos hemos alejado de Dios, e incluso en las veces que podemos haber estado lejos de nuestra propia familia. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando es un “padre” quien debe regresar a Casa? ¿Qué ocurre cuando ese camino de reconciliación y perdón, lo debe emprender un padre?

papa e hijoEs el caso de la iniciativa llamada “The Father Effect”, que con este video apunta a “crear conciencia en los padres sobre el impacto que sus palabras y acciones tienen sobre sus hijos y con ello ayudarlos a ser mejores padres”. El video en sí, plantea un camino de reconciliación para aquellos padres que deben de tomar conciencia de lo que significan para sus hijos y para sus familias, que su presencia es fundamental para el núcleo familiar, en tiempos donde el compromiso y la capacidad de sacrificio se ven cada vez más mermados, en gran parte por la sociedad de confort y egocentrismo en la que estamos inmersos.

Aquí me permito hacer un paréntesis: Hay que ver el video con una mirada crítica, ya que se afronta la problemática desde una perspectiva protestante, que si bien tiene elementos buenos y positivos, resulta parcial. Por un lado, se va generando una visión de Dios como aquel Juez lejano que espera que le pidamos perdón; pero es Dios mismo, quien sale a nuestro encuentro, y se inclina ante nuestra frágil condición para perdonarnos, y sacarnos de nuestra fragilidad y pecado. Esto por supuesto, va de la mano con una necesaria cooperación humana y apertura a la gracia, que se derrama abundantemente y muy oportunamente en el Sacramento de la Reconciliación, hermoso regalo dejado por Jesús para nuestro perdón y sanación interior, y que el video (por ser de perspectiva protestante) no tiene en cuenta.

Es cierto que no hay como “prepararse” totalmente para ser padre, y si bien nos pueden dar consejos y recomendaciones, es en la práctica, en el día a día, cuando se va aprendiendo y moldeando la propia figura paterna. Y ello debe ser hecho a la luz de Dios; así tendremos la certeza de que avanzaremos por buen camino. Pero, como plantea el video, siempre será más difícil si existe en la persona una “herida de padre”, es decir un “efecto” en el propio corazón generado por la ausencia o falta de cariño y preocupación del padre para con el hijo o hija. Según estudios planteados en el video, en Estados Unidos, 9 de cada 10 personas crecen con “heridas de Padre” (Father Wound).

Esta situación, va generando en la persona una serie de rupturas interiores que es necesario y fundamental reconciliar desde y con Dios. Por esa ausencia del padre (y podríamos decir también en un sentido lo mismo de las ausencias maternas), se pueden generar ideas que no ayudan a un buen crecimiento y desarrollo de la persona, y algunas de éstas las recoge el video: “no es valioso para mí que estés aquí”, “si mi papá no está conmigo es que algo malo tengo”, “no tener papá me excluye de creer en algo más grande que yo”, “pensé que Dios era igual, pues crecí con un padre al que le tenía miedo”.

familiaEs fundamental por tanto, que toda persona, emprenda ese camino de reconciliación y sanación interior que le va a permitir caminar en su vida con paz y sobre todo disponible para poder amar verdaderamente a otros de acuerdo al propio estado de vida. Este camino de perdón y reconciliación nos propone “The Father Effect”, mostrando testimonios de personas que han logrado hacer ese cambio y ese abrirse al Amor de Dios para poder perdonar y ser así perdonados.

El iniciador de este proyecto, John Finch, menciona: “Dios me enseñó cómo perdonar a mi papá… y gracias a eso, me convertí finalmente en el hombre, el esposo y el padre que Dios quería que yo sea”. Lo mejor para ser un verdadero Padre, y que el “efecto” que podamos causar en las familias, sea positivo, sea un efecto de santidad, implicará que cada uno sea un hombre de Dios. Como se menciona en uno de los testimonios: “quiero ser el hombre que Dios quiere que sea para mis hijos, y saber que no puedo hacer todo solo. Debo ser capaz de pedir perdón”. Y aquí juega un papel fundamental la familia, núcleo de la sociedad, que debe dar siempre cobijo a sus hijos, y formar personas íntegras que puedan aportar en el cambio del mundo.

Dinámica

Sería muy interesante ver este video en compañía de los propios padres. O en todo caso, verlo con un grupo de amigos y conversar sobre las sensaciones y experiencias que se puedan haber despertado.

Propongo además, que junto con este video vean también los que están abajo, que podrán otorgar también una mirada más positiva al efecto paterno, desde quien lo vive desde su propia identidad de hijo de Dios, llamado a entregar la vida por sus hijos y por su familia.

El Poder de Papá:

 

La carta de papá: 

Es peruano y Comunicador Social por profesión y convicción. Es parte del equipo redactor de Catholic Link y pertenece al Movimiento de Vida Cristiana donde colabora acompañando grupos juveniles.


Es peruano y Comunicador Social por profesión y convicción. Es parte del equipo redactor de Catholic Link y pertenece al Movimiento de Vida Cristiana donde colabora acompañando grupos juveniles.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados