Tristes estadísticas sobre la distribución de la riqueza en nuestro mundo (¡Pañuelos a la mano!)

inequalityCatholic-link.com.- En esta oportunidad mostramos un video que, con datos relevantes y una explicación sencilla, pone de relieve algunos temas alarmantes de las reglas de la economía global. El video es muy claro y las estadísticas han sido validadas; sin ánimo de querer brindar una respuesta a este importante, y complejo, tema queremos aportar con algunas cuantas reflexiones.

Elementos Apostólicos

Tenemos que ser muy claros y firmes al decir que algo no anda bien. Según el Reporte Global de Riqueza del 2013 publicado por el Credit Suisse Research Institute, el 10 % de la población posee el 86% del total de la riqueza del planeta. Esto no parece ser muy revelador, es decir, los más ricos poseen la mayor parte de la riqueza; pero que el 46% de toda la riqueza del planeta esté concentrada en manos del 1 % de la población es algo que no tiene un mínimo de justicia.

Podemos relativizar y decir que no es injusto, que para que funcione la economía los pobres son necesarios, sin embargo basta estar cerca de personas que viven en extrema pobreza para darse cuenta que ese no es un argumento ético. Más aún teniendo en cuenta que en el mundo, aproximadamente el 18% de personas (casi 1,300 millones) viven con un dólar al día, según el PNUD. Hay otro argumento, el de la caridad, que a veces es malentendido o en todo caso, hay que reconocerlo también, mal explicado. Con este argumento no vamos en la línea de dar lo que nos sobra a las personas más necesitadas; no es correcto pensar que con esto a ellos les hacemos un favor; tampoco debemos pensar en los pobres como un lastre con el que hay que vivir. No puedo dar de lo mío al otro sin haberle dado antes lo que en justicia le corresponde. El solo hecho de ser persona hace que a los más necesitados les corresponda un mínimo de dignidad y calidad de vida.

¿Es entonces necesario que todos estemos en igualdad de condiciones económicas?, Evidentemente que no; Los sistemas económicos y políticos de países comunistas en Europa Occidental, y últimamente Asia, fracasaron hace ya varios años. No es que sea necesario que reciban todos por igual, lo necesario es que no existan diferencias tan grandes y escandalosas. El Premio Nobel Alternativo de Economía, Manfred Max-Neef, afirma que con el dinero gastado para salvar a los bancos en la última crisis financiera, habría 600 años de un mundo sin hambre, ya que los recursos destinados por los gobiernos en 2008 para rescatar entidades financieras ($ 3,85 billones de dinero público), fueron 20 veces superiores a los destinados en la lucha contra la pobreza en los últimos 50 años.

Es decir, es claro que existe una ambición desmedida, y de seguro que esto es una parte del problema; como dice Benedicto XVI en la Caritas in Veritate: «El objetivo exclusivo del beneficio, cuando es obtenido mal y sin el bien común como fin último, corre el riesgo de destruir riqueza y crear pobreza.»

La verdad es que el salir de la crisis económica y acabar con la pobreza, sería algo importantísimo y muy bueno, mas no va a solucionar el problema de fondo, mucho más complejo, que es el desarrollo integral y promoción del hombre. 

Para construir un mundo más justo y lograr un auténtico desarrollo humano integral, no sólo es necesario nuevos y mejores modelos económicos, instituciones comprometidas por relaciones más justas, mayor progreso tecnológico u otro tipo de solución. Las estructuras económicas y las instituciones son muy importantes, más su naturaleza es ser instrumentos de la verdadera libertad humana. Nuevamente en la Caritas in Veritate se menciona: «El desarrollo humano integral es ante todo vocación y, por tanto, comporta que se asuman libre y solidariamente responsabilidades por parte de todos».

Quizás antes de echarle la culpa a los ricos, a las instituciones financieras y/o políticas, antes inclusive de buscar soluciones concretas, necesarias y efectivas, que aporten para solucionar problemas económicos, es imprescindible interpelarse uno mismo para ver si estamos viviendo como tenemos que vivir, gastando lo que tenemos que gastar y dando lo que tenemos que dar.

Preguntas para el diálogo

  1. ¿Me considero una persona solidaria con los más necesitados?
  2. De forma concreta ¿De qué forma vivo la caridad con los más necesitados?

Es peruano. MBA y especialista en innovación empresarial, renunció a su cómodo trabajo para emprender su propio negocio de consultoría en gestión de la innovación. Sueña con conocer personalmente al Papa Francisco.

@luisdelgadoc

Emprendedor y Design Thinker https://t.co/wxPoiomVwv


Es peruano. MBA y especialista en innovación empresarial, renunció a su cómodo trabajo para emprender su propio negocio de consultoría en gestión de la innovación. Sueña con conocer personalmente al Papa Francisco.

@luisdelgadoc

Emprendedor y Design Thinker https://t.co/wxPoiomVwv

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados