Una virtud heroica: la castidad (Video apto solo para VALIENTES)

El video de hoy tiene un grandísimo valor, porque  como dicen por ahí “las palabras convencen, pero los ejemplos arrastran”, y la gran fuerza de este video radica justamente en  esto, en el ejemplo. Se trata del testimonio de felicidad de quien recibiendo un gran don ha sabido valorarlo y cuidarlo como tal; y esto vale más que mil palabras. Se puede percibir la grandeza de esa alegría profunda de quien ha sabido amar en serio, a pesar de las grandes dificultades. El amor auténtico brilla, se impone. Es algo que se transmite y que no requiere de elaborados argumentos. Es como la luz de la que habla el Señor en el Evangelio, esa que alumbra toda la casa. Aquí podemos reconocer a alguien que ha recibido el don de una persona amada y ha sabido cuidar ese  tesoro, ese regalo, a través del respeto, de la paciencia, del amor auténtico en todas sus dimensiones (física, psicológica y espiritual)… lo cual no es fácil, pues para llevar esto a cabo, se necesitan muchas virtudes, entre las cuales se encuentra la tan preciosa, pero hoy malbaratada y caricaturizada, virtud de la castidad.

Ser casto (puro) tanto antes como durante el matrimonio es algo de verdad heroico. Deberíamos ser capaces de reconocer a los grandes héroes. Sin embargo, muy por el contrario, hoy en día no solo no los reconocemos, sino que los tenemos por cobardes. ¡Gran y absurda paradoja de nuestro tiempo! Hoy se tiene a la pureza como actitud de cobardes, de carcas o reprimidos. Y a mi parecer, este es un buen termómetro de cuánto hemos perdido el norte.  Ya desde un buen tiempo muchas de las grandes virtudes han comenzado a ser tenidas como exageraciones cucufatas, mientras increíblemente muchos vicios han comenzado a ser celebrados como actitudes “con estilo”. Como me decía una vez un chico “hoy en día ser malo es bueno, porque te permite ser aceptado y reconocido por los demás”. Es por esto que nos cuesta reconocer a uno verdaderamente grande cuando lo vemos, como en este video.

Ante este panorama, creo que la solución no van tanto en la línea de dar buenos argumentos (podríamos dar mil razones de porqué es mejor vivir la virtud de la castidad que no vivirla; podríamos discutir largamente sobre todas la consecuencias nefastas que ha generado la perdida de esta virtud actualmente), sino más bien lo que se necesita sobre todo son testimonios. Testimonios vivos y encarnados.

Personas que puedan mostrarle al mundo lo luminosa y feliz que puede ser una vida cuando se tiene un corazón puro. Que sean capaces de demostrar con  sus vidas que hay personas por la cuales vale la pena esperar,  pues el amor más puro se conquista a través del esfuerzo, del sacrificio, del respeto. Que puedan transmitir que la auténtica felicidad en una relación se construye aceptando al otro como un don preciado y frágil que se debe cuidar constantemente (aunque implique grandes renuncias).

Solo entonces, solo con estos testimonios que irradien esa luz, es que podremos mirar la realidad en un modo diferente. Como sucedía con aquellos héroes  griegos a los cuales el pueblo dirigía su mirada para saber como obrar, pues al encarnar la virtud con sus vidas, se volvían  la medida de toda norma. Su luz brillaba en lo alto, alumbrando a todos los de la casa. Estos héroes que tanto necesitamos hoy, son lo que nosotros llamamos santos.

Daniel Prieto

Es chileno y se prepara para ser sacerdote. Actualmente estudia teología en la universidad Gregoriana de Roma.


Daniel Prieto

Es chileno y se prepara para ser sacerdote. Actualmente estudia teología en la universidad Gregoriana de Roma.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados