¿Amar u odiar nuestro trabajo? La renovación de la mente.

Catholic-link.com - Este video es un corto creado por Spy Films para los premios del Advertising & Design Club of Canada (ADCC). Nos muestra la voz de una persona y sus sentimientos tanto de odio como de amor hacia su trabajo. Se puede reconocer dos formas distintas de aproximarse al trabajo por parte de esta persona. La primera: la negativa, donde hay odio al negocio, a sus funciones, a ese proyecto, a esas ideas; odia a su jefe, odia a sus compañeros, está agotado física y mentalmente, nada podría ser más doloroso y frustrante que su trabajo. La segunda aproximación: la positiva, donde se muestra lo opuesto, en vez de odiar ama todo lo descrito anteriormente.

Elementos Apostólicos

1. La primera pregunta que podríamos hacernos es si realmente todo es tan malo en un trabajo como para odiarlo; en cualquier ámbito laboral hay situaciones complicadas pero esto no implica que podamos generalizarlas a todos los aspectos del mismo. En el caso que existan este tipo de situaciones es válido también cuestionar la misión propia, pues podría ser una gran oportunidad (y a la vez gran desafío) para ser un agente de cambio.

2. El ser agente de cambio seguramente implicará ir contracorriente, en ese sentido tocará evaluar si vale la pena intentarlo. Hay muchos factores que deben considerarse en una reflexión como esta, por lo que será importante responder según un recto despliegue de nuestras capacidades que dote de sentido los esfuerzos a realizar, sin embargo valgan verdades es mejor luchar por encender una pequeña vela que maldecir en la oscuridad.

3. Otro aspecto a considerar es evaluar si la insatisfacción es con el trabajo o con uno mismo. En una situación así se debe tener muy claro si el trabajo actual es parte del camino que tiende hacia el objetivo que se busca lograr, y para saber lo que se busca es necesario un conocimiento personal. En ocasiones es más fácil culpar al entorno por la propia insatisfacción, por lo que será muy importante tener un diálogo interior antes de emitir una opinión; Creo que es bastante lógico, si una persona no sabe hacia dónde va da igual en qué lugar seencuentre actualmente.

4. Hoy el mundo laboral representa un desafío para los católicos, si estamos dispuestos a vivir una espiritualidad de la acción y para la acción no en pocas ocasiones será necesario hacer algún sacrificio, por lo que será clave recordar la etimología de esta palabra, que viene del latín sacrum (sagrado) facere (hacer); es decir hacer sagrado mi dolor, mi pena, mi incomodidad. Esto nos ayudará a comprender, poco a poco, que el trabajo es un campo para configurarnos con El Señor Jesús; esto último es lo que nos ayuda a desplegarnos, a trabajar con alegría e ir a laborar todos los días con la ilusión de cumplir el Plan de Dios.

Preguntas para el diálogo

¿Consideras que puedes desplegarte según el Plan de Dios en tu trabajo? ¿Por qué? ¿Procuras ser agente de cambio en las situaciones laborales complicadas? ¿Crees que el grado de insatisfacción laboral es proporcional a cuan sincera es una persona consigo misma? ¿Soy capaz de ofrecer al Señor mis penas y alegrías en el trabajo?

Es peruano. MBA y especialista en innovación empresarial, trabaja en un grupo financiero canadiense y hace consultoría en gestión de la innovación. Sueña con conocer personalmente al Papa Francisco.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...

Deja tu respuesta

*

0 comments

  1. Pingback: Fake Oakleys

Recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail

Síguenos en Facebook


Catholic Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados