Película apostólica recomendada: Cartas al Padre Jacob (2009)

Catholic-link.com – Cartas al Padre Jacob es una película finlandesa que, a pesar de haber sido galardonada en varios festivales de cine, ha pasado casi desapercibida para la mayoría del público. La cinta gira en torno a la relación que se establece entre el anciano y ciego padre Jacob y Leila, una condenada a cadena perpetua por asesinato. Esta relación se iniciará cuando, luego de doce años en la cárcel, Leila es perdonada y se le ofrece un trabajo sencillo: ayudar al padre Jacob con su correspondencia, leyéndole las misivas y redactando las respuestas que el mismo sacerdote le dicta.

La película transcurre con una lentitud a la que la gran mayoría de las personas, gracias a Hollywood, están desacostumbradas. La parsimonia con que suceden los pocos acontecimientos de esta película están sin embargo imbuidos de gran profundidad. Las tomas se van sucediendo una tras otra con paciencia, con el mismo tono meditativo y contemplativo con los cuales el anciano sacerdote afronta su existencia. De hecho su única ocupación en esta postrera etapa de su vida se reduce a responder la correspondencia que recibe.

Es esta mirada sosegada la que permite adentrarse y dejarse tocar por el misterio que son cada uno de los dos personajes principales y descubrir, además, el inmenso valor y alcance que pueden tener los acontecimientos sencillos de la vida cotidiana. Será éste un camino particularmente difícil para Leila, una persona endurecida por la vida. Desconfiada, reacia a cualquier experiencia de fragilidad, ha construido un muro infranqueable alrededor de su interior. A sus ojos –como quizás a los ojos de muchas personas– la vida del sacerdote transcurre en una absoluta inutilidad. Será sin embargo para ella misma una gran lección descubrir los insospechados resultados que pueden tener esas sencillas misivas que a veces no contienen sino simples consejos inspirados en el Evangelio y el ofrecimiento de oraciones. La oración tiene en esta película una fuerza insospechada, y no deja de cuestionar el alcance que puede tener la plegaria de un corazón lleno del amor de Dios, incluso el de una persona limitada por la enfermedad y físicamente lejana de la civilización como lo es el P. Jacob.

Cuestiona también, en esa misma línea, la seriedad con la que el P. Jacob asume su apostolado epistolar. Cada carta es una persona, digna de ser escuchada con profunda atención y reverencia. Sus respuestas son precedidas con un acto de recogimiento y oración, y no se nos debe escapar el profundo valor sobrenatural que puede alcanzar un hecho tan sencillo como son escribir unas breves líneas cuando este acto es realizado desde una perspectiva de fe.

El testimonio del Padre Jacob significará un desequilibrante cuestionamiento para Leila. Resulta impactante observar cómo el egoísmo y la desconfianza le cierran a una persona físicamente sana cualquier posibilidad de encuentro, mientras que, ciego y limitado por la vejez, el Padre Jacob no deja de abrir las puertas a las almas que reclaman su consejo y oración. En la vida del Padre Jacob no parece haber excusa ni limitación para intentar hacer el bien y continuar entregándose a las personas atribuladas.

El sacerdote pasará también por su propia noche oscura y no deja de llamar la atención que se haya introducido esa experiencia en la película. Nunca están exentas las personas de fe de dificultades. Dios, sin embargo, tiene sus tiempos, y el desenlace de esta experiencia será la ocasión propicia para que caigan las barreras de Leila. Ella será la última testigo de la eficacia de las oraciones y de la caridad del P. Jacob.

No deja de impresionar cuánto del drama humano ha sabido condensar Klaus Härö, director de Cartas al Padre Jacob, en poco más de setenta minutos. «Durante mucho tiempo había querido hacer un film que presentase la fe de una manera cálida y genuina» señalaba al respecto de su propia obra. «Quería hablar de nosotros, las personas comunes, que nos encontramos necesitados de misericordia y perdón por nuestras deficiencias, y de la esperanza y el respeto por la vida, aunque ésta no siempre sea lo que esperábamos».

Cartas al Padre Jacob requiere, para entenderla, de la misma aproximación contemplativa y paciente que sabe descubrir en lo sencillo realidades trascendentes. Nos enseña así que el tiempo no es valioso en sí mismo. Su valor se descubre en cuanto es espacio para la acción de Dios, y en ese sentido la cinta quizás nos acerca un poco a la mirada que puede tener Dios sobre muchos de los acontecimientos de nuestra vida cotidiana. ¡Qué batallas y luchas se desenvuelven cotidianamente en los corazones humanos y qué ecos de eternidad pueden tener nuestras acciones!

Kenneth Pierce

Kenneth Pierce tiene 35 años y estudió teología en Lima. Es autor de los libros El Cuarto de los regalos y La Escalera Espiritual de San Pedro


Kenneth Pierce

Kenneth Pierce tiene 35 años y estudió teología en Lima. Es autor de los libros El Cuarto de los regalos y La Escalera Espiritual de San Pedro

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...
Catholic-Link - Background

Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados