El amor se hace concreto en lo sencillo. Heroísmo de la vida cotidiana.

Catholic-link- Hoy pongo tres videos de Coca-Cola company. De nuevo quiero aclarar que no se trata de hacerle propaganda (no nos esta pagando nadie jajajaj). El motivo es simple y ya lo mencioné en el último post que puse la semana pasada: son videos que al transmitir anhelos y características positivas del hombre nos pueden servir para nuestro apostolado.

El día de hoy nos encontramos con una propuesta desafiante: ser un héroe, porque todos llevamos un héroe dentro. Lo interesante, y en lo cual concuerdo con coca-cola, es que ser un héroe no consiste tanto en ser un super-héroe y hacer cosas extraordinarias, idea que a veces muchos nos hacemos movidos quizá por los estereotipos de los comics o de las películas, sino más bien se trata de hacer la diferencia en los pequeños detalles, haciendo justamente de lo ordinario algo extraordinario. Y en el fondo, como demuestra el video, la gran mayoría de la gente manifiesta en la práctica estos anhelos que tenemos todos; anhelos de ser buenos, honestos, generosos… las características de un verdadero héroe.

Yo creo que es fundamental tener esto claro, porque el concepto se aplica también para hablar de la santidad (que esta totalmente vínculada a este tema). De hecho todos anhelamos ser santos, porque, digamoslo utilizando también la frase del video, todos llevamos un santo dentro, aquella santidad a la cual Dios nos llama, a cada uno con nombre y apellido. Para cumplir este desafío se requieren también actos heroicos, esos aparentemente insignificantes como cederle el asiento a otro, como devolver el cambio equivocado o una billetera perdida, o ayudar a alguien en problemas, o sonreírle a quienes nos encontramos durante el día, etc.…actos donde se juega la diferencia, porque implican amar, y amar es definitivamente heroico.  Es la grandeza a la cual esta llamado el hombre, amar en todo momento, en especial en lo pequeño y ordinario de la vida, así como lo vivió el mismo Jesús que se hizo pequeño, para hacer que hasta lo más insignificante fuese significativo y grande.

Daniel P.

Daniel Prieto

Es chileno, tiene 28 años y se prepara para ser sacerdote. Actualmente estudia teología en la universidad Gregoriana de Roma.

¿Te parece que este recurso es útil para el apostolado católico? ¿Qué le añadimos? ... Tu opinión nos ayuda a mejorar

Loading Facebook Comments ...

Deja tu respuesta

*

Recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail

Síguenos en Facebook


Escribe lo que buscas

Ver todos los resultados
x